Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Principales representantes del modernismo o art nouveau

9 noviembre, 2017

En este artículo definíamos al estilo modernista, art nouveau o sezession como una corriente de renovación artística, dada en la famosa belle époque y con un estilo bastante particular, de esos que solo con verlos te llaman la atención, y que además son muy fáciles de reconocer.

Pues bien: como en todo movimiento artístico, también existió una buena lista de autores representativos del modernismo. Aunque hay muchos, en este artículo nos centraremos únicamente en el ámbito de la pintura y la ilustración. ¿Te parece si descubrimos unos cuantos?

Algunos autores del modernismo

Gustav Klimt, una colorida realidad

Baby', óleo sobre lienzo, (1918). Gustav Klimt. Principales representantes del modernismo o art nouveau
Baby’, óleo sobre lienzo, (1918). Gustav Klimt.

Klimt nació en Austria en 1862, y con su estilo simbolista terminó siendo uno de los exponentes más notables del modernismo. Solía pintar murales, cuadros y trabajar en artesanías varias, pero su estilo siempre era el mismo: composiciones aderezadas con mucho color, predominantemente el amarillo y el dorado, así como una sucesión de figuras femeninas en todas sus pinturas. Se convirtió en un gran miembro de la alta sociedad de Viena, entrando en los círculos sociales e intelectuales de la época.

Max Klinger y el mundo de los sueños

Leipzig, Alemania, 1857. Max Klinger crece sintiendo una gran afinidad por los grabados de Goya y Menzel, y acaba convirtiéndose en un grabador con un talento y creatividad desbordantes. En 1880 se inicia en la escultura, pero no se queda allí, sino que extiende su arte igualmente a la pintura y el dibujo.

'Retrato de Cornelia Paczka' (1892). Max Klinger. Principales representantes del modernismo o art nouveau
‘Retrato de Cornelia Paczka’ (1892). Max Klinger.

Su estilo, como el de Klimt, fue también simbolista, aunque quizá algo más sombrío y recatado; con marcados rasgos realistas y escenas oníricas, bíblicas e incluso inspiradas en su tiempo de residencia en Roma.

Alfons Mucha, lujo en flor

Alfons Mucha fue el cartelista del art nouveau más conocido. Nació en Checoslovaquia en 1860, y durante su adultez trabajó como ilustrador para revistas y carteles publicitarios.

Cartel promocional para 'Job Cigarettes', Alfons Mucha. Principales representantes del modernismo o art nouveau
Cartel promocional para ‘Job Cigarettes’, Alfons Mucha.

Su primer cartel, anunciando la obra Gismonda de Sarah Bernhardt, fue lo que le lanzó al estrellato. Su estilo florido y opulento dio vida al modernismo que conocemos ahora, e hizo que con el tiempo Mucha se internara también en el mundo del diseño de mobiliario y joyería, esta última junto a Georges Fouquet. Este joyero de París volvió reales las sortijas, colgantes, broches y peines con los que el cartelista ataviaba a las mujeres de sus ilustraciones.

Franz von Stuck, el cazador de quimeras

Von Stuck fue un artista polifacético, como muchos otros: pintor, arquitecto, escultor y grabador nacido en la Alemania de 1863, en cuyos trabajos destacaba el simbolismo. Estudió y vivió en Múnich desde joven, y su estilo artístico era principalmente mitológico, con un deje sensual y turbador. Hacía uso de figuras femeninas al desnudo, rostros de mirada penetrante y una cuidada ejecución de las luces y las sombras. Además, se inspiraba en otros pintores como Böcklin, y en su enorme gusto por la escritura, para crear sus obras sobre lienzo.

'Pietà' , óleo sobre lienzo (1891). Franz von Stuck. Principales representantes del modernismo o art nouveau
‘Pietà’ , óleo sobre lienzo (1891). Franz von Stuck.

Si alguno de estos artistas te ha parecido interesante, o si conoces a alguno más que te gustaría incluir, ¿por qué no lo dejas en los comentarios? También puedes compartir este artículo en tus redes y darle a “me gusta”… 😉

¡Nos leemos muy pronto! ♥

Te puede interesar: Tatuajes inspirados en obras de arte que todos conocemos

Te puede interesar: Edward Okuń. Art nouveau, simbolismo y un aire del medievo