Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Malcolm T. Liepke. La textura del amor y el color de la exhuberancia

21 marzo, 2019

Explorando los lazos y las necesidades humanas junto a Malcolm T. Liepke

Un autor de especial carisma artístico nació en 1953 en Minneapolis, Minnesota: era Malcolm T. Liepke, padre de cientos de obras que rezuman sensualidad y exhuberancia sin apartarse del camino de la pintura figurativa.

Quizá te apetece leer más sobre este artista tan particular. Si sigues bajando, conocerás un poco la vida, obra e influencias del pintor que ha logrado retratar el deseo.

'Raven hair' (Pelo azabache), 2017. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Artsy. Malcolm T. Liepke. La textura del amor y el color de la exhuberancia
‘Raven hair’ (Pelo azabache), 2017. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Artsy

Donde convergen dos mundos

Liepke ha sido mayoritariamente autodidacta, aprendiendo sobre la composición y la técnica del color por su cuenta al tiempo que bebía de autores muy diversos de la pintura clásica y contemporánea, descubriendo su propio estilo lentamente. A día de hoy, es su sello particular de identidad, una estética tan reconocible como hipnótica. A lo largo de su vida ha estudiado a autores como Edgar Degas, Velázquez y McNeill Whistler entre muchos otros, aprovechando sus fortalezas e incorporándolas a las propias para lograr un resultado plagado de textura y erotismo.

Centrado en la nueva figuración, se especializa en retratos y escenas que flotan en el limbo entre lujo y el realismo más descarnado: el mundo es un lugar lleno de sentimientos y nuevas experiencias, y como el autor asegura, su única misión es expresar todas las emociones que siente, y hacerlo del modo adecuado.

'Difference in Opinion' (Diferencia de opiniones), 1996. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Artsy. Malcolm T. Liepke. La textura del amor y el color de la exhuberancia
‘Difference in Opinion’ (Diferencia de opiniones), 1996. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Artsy

Una fiebre muy estudiada

Las características pinceladas de Liepke son pasionales como los temas que toca, rápidas, ricas y estudiadas, con una técnica muy específica de húmedo sobre húmedo que confiere a sus pinturas ese rasgo carnoso que casi puede pellizcarse. Hace uso de una paleta muy variada que puede oscilar de los grises deprimentes y melancólicos a los alegres tonos veraniegos de una ciudad costera.

Capta la sensualidad en la sencillez de mujeres y hombres viviendo situaciones cotidianas: encuentros furtivos, peleas de enamorados, un momento de introspección frente a una copa de alcohol o una simple mirada que se nos clava en el alma. La maravilla de Malcolm T. Liepke es que puede explicar un sentimiento o plasmar lo más superficial, y aun así tocarnos la fibra retrate lo que retrate.

'Bathing Beauty' (Belleza bañándose). 2017. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Twitter. Malcolm T. Liepke. La textura del amor y el color de la exhuberancia
‘Bathing Beauty’ (Belleza bañándose). 2017. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Twitter

Como dicen, una imagen…

Según revela, pinta porque siente que de ese modo logra transmitir al mundo lo que ven sus ojos y siente su corazón, es el único como que tiene de transformar el sentimiento en algo físico sin perder la esencia de ese “algo” en el camino. Las palabras, a veces, no son suficientes.

Para este pintor norteamericano, mantener la identidad de las personas que retrata es como ofrecer un pedazo de sus almas a los cuadros, para dotarlos de vida. Cada trazo es deliberado para ajustarse a la esencia del modelo, los colores, las formas, las luces y las sombras, el tipo de mancha y cómo juega en el espacio. No nos engañemos: Liepke ha estudiado a muchos de los grandes, pero a día de hoy (y hace mucho tiempo ya) es él quien merece ser estudiado.

'Two women at the bar' (Dos mujeres en el bar), 2000. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Artsy. Malcolm T. Liepke. La textura del amor y el color de la exhuberancia
‘Two women at the bar’ (Dos mujeres en el bar), 2000. ©Malcolm T. Liepke. Fuente: Artsy

Si te ha gustado tanto conocer a Malcolm Liepke como a mí escribir este artículo para ti, ¿por qué no le regalas un “like”, un comentario o lo compartes en redes sociales? Ya sabes que siempre agradezco tu pequeña-gran aportación 😉

Y no lo olvides: ¡nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: Wangjie Li. Las mágicas mil y una tablas de la ilustración digital

Te puede interesar: Nadezda. Surrealismo gótico, belleza y soledad