Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Lucien-Victor Guirand de Scévola. Inventar el camuflaje y retratar la feminidad

23 octubre, 2019

Retrato satinado de la feminidad, el legado de Lucien-Victor Guirand de Scévola

Lucien-Victor Guirand de Scévola, más conocido como simplemente Guirand de Scévola, fue uno de los mejores pastelistas y representantes del simbolismo francés de todos los tiempos. Con una técnica única y una forma muy particular de ver el arte y los mundos que retrataba, se abrió camino fácilmente en el mundo del arte del siglo XIX.

Probablemente su estilo te haya llamado la atención y por eso estás aquí, o quizá hayas oído hablar de él y quieras conocerle más…de una u otra forma, puedes seguir leyendo. Hoy te presentamos a Lucien-Victor Guirand de Scévola, el pastelista etéreo.

'Jovencita de frente', de Lucien-Victor Guirand de Scévola. (1899). Pastel. Fuente: Pinterest. Lucien-Victor Guirand de Scévola. Inventar el camuflaje y retratar la feminidad
‘Jovencita de frente’, de Lucien-Victor Guirand de Scévola. (1899). Pastel. Fuente: Pinterest

Estilo inequívoco

Si le hemos llamado así, “el pastelista etéreo”, es por la identidad inigualable de su arte. Como todas las cosas puras y creativas de este mundo, todo a lo que daba vida estaba rodeado de un aura especial que, en su caso, era todavía más notoria. Guirand de Scévola tenía un estilo muy particular. Obsesionado con lo satinado, lo aterciopelado y lo luminoso, desarrolló un dominio del pastel que hace posible reconocer su obra a leguas.

Nació en Sète, Francia, un 14 de noviembre de 1871, y estudió en la Escuela de Bellas Artes de París donde se formó junto a los pintores Pierre Dupuis y Fernand Cormon. Su mayor preocupación como artista, sobre todo a partir de su época creativa en la que empezó a desarrollar un estilo personal, era lograr el efecto más suave y etéreo posible, la estética más pura y más desnuda (metafóricamente hablando).

'La noche', de Lucien-Victor Guirand de Scévola. Pastel. Fuente: Pinterest. Lucien-Victor Guirand de Scévola. Inventar el camuflaje y retratar la feminidad
‘La noche’, de Lucien-Victor Guirand de Scévola. Pastel. Fuente: Pinterest

Para hacer desaparecer

Su obra incluye una gran cantidad de escenas de género y bodegones, así como trabajos de inspiración simbolista, con toques de mitología y surrealismo. Un buen ejemplo es el que puedes ver justo arriba, ‘La Noche’, o uno que encontrarás al final, ‘Ninfa apoyada en una estatua’.

De Scévola fue uno de los inventores del famoso estampado de camuflaje que conocemos hoy en día, aplicado a los uniformes militares. La razón para esto es que fue reclutado como tirador de segunda clase durante la guerra, pero se descubrió su habilidad para hacer desaparecer su arma de forma que el enemigo no la viese, a raíz de un experimento al que el propio artista se dedicaba de forma individual. Eso desencadenó en que le fuese asignada la tarea, junto a otros pintores igualmente reclutados, de formar un grupo creativo de trabajo que se encargaría de, precisamente, encontrar el modo de camuflar las armas y a los soldados de la vista del enemigo.

Como resultado de esa misión nació el estampado de camuflaje. El propio Scévola aseguró una vez que, para hacer desaparecer un objeto de la vista y deformarlo por completo, tuvo que emplear las mismas vías que los cubistas tenían de representar la realidad.

'Dama pelirroja', de Lucien-Victor Guirand de Scévola. Pastel. Fuente: Pinterest. Lucien-Victor Guirand de Scévola. Inventar el camuflaje y retratar la feminidad
‘Dama pelirroja’, de Lucien-Victor Guirand de Scévola. Pastel. Fuente: Pinterest

Ningún mérito hay como el que sale de dentro

De Scévola fue miembro de la Sociedad de Pastelistas Franceses y del Comité de la Sociedad de Bellas Artes de París, así como oficial de la Legión de Honor (el mayor mérito dentro de la milicia francesa). Todo eso no hizo sino ensalzar todavía más su sofisticada imagen en sociedad, donde era reconocido como uno de los mejores artistas de la Francia de la época.

De cualquier modo, lo que más le siguió caracterizando fueron sus pasteles, muy acordes a la estética aceptada en el periodo pero, al mismo tiempo, increíblemente innovadores por las extravagantes tonalidades de algunos cuadros y por ese constante “velo de luz” con el que dejaba patente su personalidad artística, sellándola con rotundidad sobre el soporte.

'Ninfa apoyada en una estatua', de Lucien-Victor Guirand de Scévola. Pastel. Fuente: Pinterest. Lucien-Victor Guirand de Scévola. Inventar el camuflaje y retratar la feminidad
‘Ninfa apoyada en una estatua’, de Lucien-Victor Guirand de Scévola. Pastel. Fuente: Pinterest

Lucien-Victor Guirand de Scévola es uno de esos autores que desde siempre nos han fascinado en Arte en Todo. ¿Por qué no das a conocer aún más su legado artístico compartiendo, regalando un “like” y/o comentando a este artículo en tus RRSS? Ya sabes que siempre agradecemos tu pequeña-gran aportación.

¡Nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: François Martin-Kavel y sus damas de la belleza exótica