Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

James Jacques Joseph Tissot. Impresionismo, elegancia y religión

30 julio, 2018

La belleza de lo simple y lo sagrado, por James Jacques Joseph Tissot

La ciudad francesa de Nantes vio nacer un 15 de octubre de 1836 al que, más tarde, llegaría a ser uno de los artistas más amados e influyentes del impresionismo: James Jacques Joseph Tissot, o James Tissot como se terminó abreviando, un artista que, si bien no marcó ninguna diferencia considerable con respecto a sus predecesores, sí encandiló a público y crítica con su estilo único y su magnífica sensibilidad.

Acompáñame, si quieres, a conocer al pintor, ilustrador y grabador que saltó a la fama gracias a su buen ojo para la moda, las escenas bíblicas, las caricaturas y los momentos cotidianos.

'Altercado'. Óleo sobre lienzo. (1874-1876) James Jaques Joseph Tissot. Fuente: TuttArt. James Jacques Joseph Tissot. Impresionismo, elegancia y religión
‘Altercado’. Óleo sobre lienzo. (1874-1876) James Jaques Joseph Tissot. Fuente: TuttArt

De París al mundo

Discípulo de Ingres y dueño de un innegable talento, Tissot desarrolló adecuadamente sus aptitudes artísticas. Estudió en la Escuela de Bellas Artes de la capital francesa y a sus veintipocos ya exhibía obras propias y conseguía galardones. Pero tras participar en la guerra franco-prusiana de 1870, decidió refugiarse en Londres y continuar su carrera desde allí. En la ciudad logró establecer su arte tan bien o mejor de lo que lo hizo en Francia, y en poco tiempo toda Inglaterra le amaba. Exponía con asiduidad en la Royal Academy y, mientras tanto, realizaba pinturas y grabados por encargo, así como caricaturas de personalidades conocidas para revistas como Vanity Fair:

'Caricatura de Charles Darwin, para la revista Vanity Fair'. (1871) Carboncillo sobre papel. James Jaques Joseph Tissot. Fuente: Pinterest. James Jacques Joseph Tissot. Impresionismo, elegancia y religión
‘Caricatura de Charles Darwin, para la revista Vanity Fair’. (1871) Carboncillo sobre papel. James Jaques Joseph Tissot. Fuente: Pinterest

El glamour y la vitalidad como hoja de ventas

En esa época sus temáticas predilectas eran las escenas cotidianas, generalmente protagonizadas por mujeres en situaciones ociosas como siestas, paseos, jardines, charlas o viajes, que solían lucir hermosas vestimentas a la última moda que hacían las delicias de las jóvenes muchachas de la sociedad londinense.

Su estilo podría definirse como mundano a medias, con un deje obvio de frivolidad que marcaba la diferencia, pero con esa pasión suya por remarcar la gracia en los atributos femeninos y ensalzarlos mediante coloraciones pastel, ambientaciones luminosas y majestuosas vestiduras que casi parecían dejar en segundo plano lo cotidiano de los escenarios.

'En el Támesis'. Óleo sobre lienzo. (1874) James Jaques Joseph Tissot. Fuente: Pinterest. James Jacques Joseph Tissot. Impresionismo, elegancia y religión
‘En el Támesis’. Óleo sobre lienzo. (1874) James Jaques Joseph Tissot. Fuente: Pinterest

Segunda etapa: los pilares religiosos

Pero tras el fallecimiento inesperado de su amante y principal musa, Kathleen Newton, todo dio un vuelco en su vida. Se mudó de nuevo a su tierra natal, evidentemente en busca de un cambio de aires radical y un olvido merecido, y allí se refugió en la religiosidad y las lecturas bíblicas de las que terminó sacando numerosas ideas para sus obras de arte.

Las Sagradas Escrituras se convirtieron en su sustento mental y su protección, se apoyó por completo en ellas para pasar el duelo y le aportaron la calma que necesitaba. Pero al mismo tiempo, cambió como artista. Su estilo relajado se volvió más pasional, más concentrado, más vivo, y se obsesionó de tal manera con ilustrar sus conocimientos religiosos que terminó realizando un viaje a Oriente Medio que marcó un antes y un después en su forma de ver la vida, en la esencia de su arte, en sus percepciones vitales y, al mismo tiempo, en la visión que el público tenía de sus obras.

'El viaje de los Reyes Magos'. Óleo sobre lienzo. (1894) James Jaques Joseph Tissot. Fuente: Pinterest. James Jacques Joseph Tissot. Impresionismo, elegancia y religión
‘El viaje de los Reyes Magos’. Óleo sobre lienzo. (1894) James Jaques Joseph Tissot. Fuente: Pinterest

La obra de James Jacques Joseph Tissot siempre fue delicada y preñada de matices, fuera cual fuese la etapa por la que pasaba o las influencias y sensaciones de las que bebía. Los tonos ocres, dorados, tierra y verdosos eran sus predilectos como podrás apreciar, aunque los azulados y blanquecinos también le servían de gran ayuda cuando pretendía dar a alguna obra un toque extra de distinción y sobriedad (como en el caso de ciertos retratos familiares). Pese a ello las escenas distendidas siempre se le dieron bien, así como expresar la naturaleza humana y la complejidad de las relaciones de la época a través de escenarios que para muchos pueden parecer superfluos, pero que ciertamente presentaban momentos triviales y sentimientos universales, como la caza del placer, la simpleza y la felicidad y, más adelante, la búsqueda de respuestas mediante la fe y la devoción.

Si te ha gustado lo que acabas de leer, ¿por qué no compartes, das “like” y/o comentas a este artículo en tus redes sociales? Te invito a hacerlo, tu participación siempre es bien recibida 🙂

¡Nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: El impresionismo de Mary Cassatt, un retrato de la vida relajada

Te puede interesar: Pintura del prerrafaelismo, la más brillante sociedad secreta. Parte 1