Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

El hiperrealismo en la pintura

18 octubre, 2017

Estoy segura de que, como muchos, también tú has mirado una pintura o dibujo creyendo que era una fotografía. Tras más de diez minutos admirando la lámina, ves algo que te enciende la bombilla, y te das cuenta… ¡de que eso lo ha hecho alguien, con sus propias manos! Es lo que hoy en día llamamos pintura hiperrealista, fotorrealista o realismo fotográfico.

Hiperrealismo como carrera de fondo

'Golden girl' (2015), carbón sobre papel, © Mike Dargas. Hiperrealismo
‘Golden girl’ (2015), carbón sobre papel, © Mike Dargas

Te puede interesar: La pintura al óleo de Jeremy Mann, el hogar de la luz y los reflejos

Esta forma tan espectacular de arte tuvo un antecesor: el precisionismo, nacido en los años 20. Pero el hiperrealismo como la técnica que conocemos hoy en día surgió en los 60 en EE.UU, justo después del Pop Art, y entre algunos de sus fundadores o máximos exponentes están Chuck Close, Robert Bechtle y Richard Estes.

Lo que busca es conseguir un parecido casi exacto al de la realidad, haciendo uso de la mayor precisión posible. El virtuosismo al que llegan los usuarios de esta técnica puede llegar a pasmarnos. Un ejemplo:

Las nuevas tecnologías permiten al autor desarrollar la realidad con mayor detalle cada vez, más exacto, más perfecto, evolucionando significativamente desde los primeros cuadros realistas que se crearon siglos atrás.

Muchas veces los artistas trabajan a partir de fotografías, yendo de lo real a la fotografía y de la foto al cuadro o dibujo, intentando acercarse todo lo que se pueda al retrato, paisaje o bodegón que se esté intentando plasmar.

Te puede interesar: Los bodegones a lápiz de Arlene Steinberg

Identificadores principales

Entre sus identificadores principales, podríamos destacar que los métodos más utilizados acostumbran a ser el óleo y el acrílico, debido a que el primero es más manejable y el segundo seca rápido, aunque también se usa bastante la acuarela por su hermoso acabado. También suelen ser obras en un formato más grande de lo normal (de hecho bastante grande), para que el público pueda apreciar cada pequeño detalle, la nitidez de los colores y la sensación de vida que el autor trata de resaltar. Por esa razón, muchas veces veremos a artistas de esta corriente decantarse naturalmente por la recreación de superficies metálicas, vidrios, espejos y líquidos, imágenes que les permiten lucir su manejo de los entresijos del mundo físico explayándose en las manchas, la profundidad y las gamas de color.

Pese a eso, siempre se cuidarán mucho de no dejar marcas de pinceladas sobre el lienzo, y en el caso del dibujo los trazos serán finos, precisos y claros, de forma que el parecido con la realidad sea extremo.

No acostumbran a ser dramáticos, críticos o comerciales en sus obras; se centran más en la poesía de la vida, del día a día, de las cosas que vemos y que apenas apreciamos. Sus procesos son extremadamente laboriosos, muchas veces mezclando varias técnicas pictóricas u oscilando entre la propia mano y la ayuda digital. Todo les sirve de apoyo para lograr su cometido.

Te puede interesar: La pintura hiperrealista de Mary Pratt, bodegones de otro mundo

Cada uno lo ve a su modo

En muchas ocasiones, la visión del artista “transforma” la realidad, pero eso no significa que la calidad de su hiperrealismo baje. De hecho, lograr moldear lo que ve manteniendo la precisión en los detalles le añade valor a la obra, ya que deja de ser “una copia” y pasa a ser “original”. Colores vivos, estructuras perfectas, claroscuros delicados y tan fieles como la mejor de las fotografías… pese a eso, los hiperrealistas rechazan cualquier interpretación de la realidad, es decir, cualquier cosa que se salga de lo material, lo existente en nuestro mundo, o lo meramente objetivo.

Esta corriente evita cualquier sátira, burla o exageración (diferenciándose de sus antecesores del Pop Art), y en cambio plasma lo exquisito en lo que nos rodea, cada pequeña porción, trabajando para lograr la máxima fidelidad. Si fuera subjetivo o excesivamente fantasioso ya no sería hiperrealista.

Autores pioneros (y más modernos) a tener en cuenta:

Ya que antes te hablaba de algunos de los máximos exponentes del hiperrealismo, te los presentaré brevemente ahora, junto a algunos artistas actuales que quizá también llamen tu atención:

Chuck Close

'Big Self-Portrait', (1967-1968), acrílico en lienzo untado en gesso. ©Chuck Close. Hiperrealismo
‘Big Self-Portrait’, (1967-1968), acrílico en lienzo untado en gesso. ©Chuck Close

Te puede interesar: La ilustración de Gediminas Pranckevicius, magia y surrealismo de la mano

Close es un pintor y fotógrafo estadounidense, nacido en 1940, que se destacó como fotorealista. También pinta retratos abstractos de sí mismo y sus amistades, pero lo que le llevó a la fama fueron sus gigantescos retratos hiperrealistas.

En en 88 su espina arterial colapsó, dejándole gravemente paralizado, pero ha continuado creando piezas por las que museos y coleccionistas se pelean:

Pulsa aquí para visitar su página web.

Robb Hefferan

'Desire011', giclée sobre lienzo, ©Rob Hefferan. Hiperrealismo
‘Desire011’, giclée sobre lienzo, ©Rob Hefferan

Te puede interesar: Los retratos de Lita Cabellut. El origen no lo es todo

Nacido en el 68 en Cheshire, EE.UU, Hefferan es un artista figurativo de delicadeza excepcional. Generalmente trabaja con óleo y acrílico, pero también experimenta con otra clase de técnicas.

Sus trabajos son cálidos, dulces y elegantes, plagados de luz y de significado:

Pulsa aquí para visitar su página web.

Robert Bechtle

'Bob's Sebring', (2011), óleo sobre lienzo, Gladstone Gallery. Robert Bechtle. Hiperrealismo
‘Bob’s Sebring’, (2011), óleo sobre lienzo, Gladstone Gallery. Robert Bechtle

Las obras de Bechtle tienen la esencia de su propia vida, la de la América de varias décadas atrás y la del día a día actual. Se decanta por los paseos, las carreteras, las casas y los vehículos, y según él lo que intenta lograr con sus obras es un “sentido de neutralidad o transparencia, de forma que el público primero reaccione a lo que hay pintado en el cuadro y, después, a cómo fue creado ese cuadro.”

Para ver más obras suyas, pulsa aquí.

Marcello Barenghi

'Drawing of a simple fried egg' (2017), lápiz de color sobre papel, ©Marcello Barenghi. Hiperrealismo
‘Drawing of a simple fried egg’ (2017), lápiz de color sobre papel, ©Marcello Barenghi

Marcello Barenghi es un artista italiano, ilustrador y youtuber que causa furor con su peculiar estilo humorístico y desenfadado. Se caracteriza por sus creaciones en 3D, y te dibuja desde un huevo frito hasta a la famosísima Miss Piggy, ayudándose de sus fieles lápices de color, spray, rotuladores y un gran manejo de la técnica.

Como apunte extra, lleva una escuela para artistas en Patreon, donde sube un vídeo tutorial al mes exclusivo para sus patrocinadores.

Si quieres conocer su página web, pulsa aquí.

Richard Estes

'Nedick's', (1970), óleo sobre lienzo, Museo Thyssen-Bornemisza. Richard Estes. Hiperrealismo
‘Nedick’s’, (1970), óleo sobre lienzo, Museo Thyssen-Bornemisza. Richard Estes

Estes nació en Illinois en 1932, y sus obras suelen consistir en paisajes urbanos en distintas épocas, poniendo énfasis en los automóviles, muchedumbres y carteles publicitarios, reflejando la realidad cotidiana de un modo tan especial como fiel a lo que pinta. Su técnica es predominantemente de óleo sobre lienzo, o de acrílico en lienzos o madera, y los maneja con una exactitud tan asombrosa, que al observar sus cuadros pondríamos en duda si eso es realmente una pintura:

De este autor no he encontrado página oficial. Si tú la conoces y me la facilitas en los comentarios, te estaré muy agradecida.

¿Te ha gustado lo que has leído? Si es así, te invito a que lo compartas en tus redes sociales, que me regales un “like” y/o que me cuentes tus impresiones en los comentarios. ¿Cuál es tu artista favorito, y por qué? ¿Dibujas tú hiperrealismo, o te gustaría intentarlo?

¡Siempre es fantástico leerte! ♥