Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Haruyo Morita y la enigmática belleza del Japón feudal

17 diciembre, 2018

Kimonos, danzas y misterios, la obra de Haruyo Morita

Es un hecho que el antiguo Japón poseía una de las culturas más ricas, complejas y misteriosas del mundo. Los períodos feudales del país del Sol Naciente contenían elementos que hoy en día nos fascinan, convirtiéndolos en uno de los ámbitos preferidos por historiadores y apasionados de Asia. Uno de estos elementos es, sin duda, la moda de la época. ¿Quién no se ha quedado prendado de un kimono alguna vez? Pues, para nuestro deleite (sí, el mío incluido), hoy te traigo a una artista muy especial: Haruyo Morita, pintora e ilustradora japonesa dedicada en su mayoría a las reproducciones contemporáneas del tradicional Ukiyo-e.

Sus interpretaciones son una verdadera delicia… ¿quieres echar un vistazo al baile de los kimonos? Entonces, ¡no dejes de leer!

'Sagi no Mai' (El baile de la garza blanca). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest. Haruyo Morita y la enigmática belleza del Japón feudal
‘Sagi no Mai’ (El baile de la garza blanca). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest

Años de artesanía

Haruyo Morita nació en 1945 en la prefectura de Saitama, condado de Kita-Katsushika, pero actualmente reside en Nueva Gales del Sur, Australia, donde por alguna razón encuentra la tranquilidad, el clima y el ambiente ideales para su arte.

Comenzó sus andanzas profesionales con 15 años, yendo todavía a la escuela, cuando se presentó y fue aceptada para participar en una competición regional de arte. Tras eso pareció animarse a seguir participando en eventos, y en los años que siguieron ganó diversos premios aun antes de graduarse. Para ese entonces tenía muy claro que quería convertirse en pintora y diseñadora de kimonos, una vía tan peculiar como atractiva tanto dentro como fuera de Japón: cursó los años de aprendizaje obligatorio para conseguir su sueño, e inició un camino de diseñadora de kimonos que duró hasta 1972. Los teñía, diseñaba patrones y motivos a mano, y todo ese tiempo de trabajo se siente vívidamente en las ilustraciones y pinturas que crea ahora:

'Tsuru no Mai' (El baile de las garzas). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest. Haruyo Morita y la enigmática belleza del Japón feudal
‘Tsuru no Mai’ (El baile de las garzas). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest

La estructura de la belleza

Su conocimiento de la estructura y posibilidades de un kimono es, lógicamente, amplísima, y se vale de ella para sus intrincadas pinturas y las temáticas que escoge en cada obra. La naturaleza, muy recurrente en la cultura nipona, está siempre presente, y con ella hermosas modelos prendidas en el pasado que interactúan delicadamente con el medio. Campos floridos, aves elegantes, hojas que flotan en el viento y ese deje místico tan reconocible en sus óleos y acuarelas.

Son damas afortunadas (quizá de alta cuna) las que suelen ocupar sus cuadros, inspirados por la opulencia de los tiempos de gran riqueza, mucha sensibilidad, dramatismo y pinceladas de teatro Kabuki. Peinados ampulosos, accesorios y paisajes escogidos con esmero, como puestas en escena que combinan y ensalzan el foco de atención principal:

'Yoi' (Glorioso). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest. Haruyo Morita y la enigmática belleza del Japón feudal
‘Yoi’ (Glorioso). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest

Tradición y reinvención

El Ukiyo-e nació hace mucho tiempo atrás, y como tantas otras cosas se ha ido reinventando con el tiempo. Aquí tenemos a Morita, quien con sus obras parece beber directamente de las ilustraciones japonesas originales, sin transformarlas para nada en el proceso… es solo en la comparativa cuando uno se da cuenta de la abismal diferencia que hay entre sus pinturas contemporáneas y el ukiyo-e original, sin dejar de lado la tradición, el amor por los detalles, el exotismo y el aire feudal; algo en lo que los japoneses parecen ser expertos

Durante algunos años Morita residió en Londres, donde organizó diversas exposiciones de su trabajo, e igualmente dirigió muestras en ciudades como Los Ángeles, Honolulu, Tokyo y Nueva York, forjándose un gran prestigio internacional.

'Syakuyaku' (Peonía). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest. Haruyo Morita y la enigmática belleza del Japón feudal
‘Syakuyaku’ (Peonía). Óleo sobre lienzo. ©Haruyo Morita. Fuente: Pinterest

La web oficial de Haruyo Morita ya no está disponible, pero si te interesa su trabajo puedes conocer más visitando el espacio que le han dedicado en Fine Art America.

¿Y por qué no la das a conocer aún más compartiendo, regalando un “like” y/o comentando a este artículo en RRSS? Dime qué te parecen los finos óleos y acuarelas de esta artista japonesa.

¡Nos leemos en el siguiente post! 🙂

Te puede interesar: Suyeon Na. Remolinos de color, mística y lentejuelas

Te puede interesar: Josh Sessoms y su Ritual Spirit: raza negra y mitología egipcia