Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

El exquisito arte de Rosario Weiss, discípula de Goya

3 febrero, 2018

El arte olvidado de Rosario Weiss

Dicen de Rosario Weiss Zorrilla, nacida en 1814 en Madrid, que era hija ilegítima de Francisco de Goya. Su madre, Leocadia Weiss, mantuvo un efímero romance con el pintor, de quien era ama de llaves, y según algunas fuentes Rosario fue fruto de ese amor. Pese a que el rumor ya se desmintió, lo cierto es que el artista maño le profesaba un cariño inexplicable, llegando a hacer lo posible para que la joven se formara y dedicara a su pasión por el arte, algo muy poco común y raramente aceptado en las mujeres de la época.

Autorretrato. Litografía. (1820-1843). Rosario Weiss. Fuente: Wikimedia Commons. El exquisito arte de Rosario Weiss, discípula de Goya
Autorretrato. Litografía. (1820-1843). Rosario Weiss. Fuente: Wikimedia Commons

Weiss aprendió a dibujar de muy niña, al mismo tiempo que escribir, y ambas habilidades le fueron enseñadas por Goya. Desde el principio mostró un enorme talento, llegando a copiar, terminar o repasar los dibujos de su mentor cuando aún no llegaba a la década de vida. Y pese a que el artista murió cuando Weiss tenía 14 años, tomó de él muchos rasgos artísticos y un enorme aprendizaje que aplicaría en labores futuras.

Aún aprendo, dibujo infantil de formación. Lápiz negro sobre papel verjurado. (1825-1828). Rosario Weiss. Fuente: Pinterest. El exquisito arte de Rosario Weiss, discípula de Goya
Aún aprendo, dibujo infantil de formación. Lápiz negro sobre papel verjurado. (1825-1828). Rosario Weiss. Fuente: Pinterest

Una mujer en un mundo de hombres

Más adelante se formó en el taller de dibujo del maestro Pierre Lacour, en Burdeos, y gracias a eso logró alejarse un poco de aquella sombra que su padrino había proyectado sobre ella. Se abrió camino por su propio pie en el mundo del arte, volviéndose usuaria de un estilo muy similar al neoclásico, y durante su corta vida (28 años) no solo demostró manejarse perfectamente con el lápiz y el carboncillo, sino que también hizo incursiones en otras técnicas como las litografías y la pintura al óleo.

'La Virgen de la Contemplación'. Óleo sobre lienzo (1840). Rosario Weiss. Fuente: Aleteia. El exquisito arte de Rosario Weiss, discípula de Goya
‘La Virgen de la Contemplación’. Óleo sobre lienzo (1840). Rosario Weiss. Fuente: Aleteia

Tan admirada era su obra, de una delicadeza y genialidad sorprendentes, que al regresar de Madrid con 19 años encontró trabajo haciendo de copista de grandes pintores como Rubens, Tiziano o el propio Goya. Además, hacía también retratos a personalidades de la burguesía, y se acostumbró a vivir en un ambiente plagado de cultura y oportunidades. Tanto en su época de estudio como en las etapas posteriores, hizo grandes contactos y conoció a eminencias del panorama social y cultural de la época, como Zorrilla y Espronceda (a los que, por cierto, también retrató).

Figura femenina, dibujo de formación. Lápiz sobre papel (1830-1838, Madrid o Burdeos). Rosario Weiss. Fuente: Descubrir el Arte. El exquisito arte de Rosario Weiss, discípula de Goya
Figura femenina, dibujo de formación. Lápiz sobre papel (1830-1838, Madrid o Burdeos). Rosario Weiss. Fuente: Descubrir el Arte

Esfuerzos reconocidos

Ingresó como miembro oficial de la Academia de Bellas Artes de San Fernando en 1840, siendo nombrada académica de mérito, y un par de años más tarde el rey Fernando VII decidió que Rosario se convertiría en la maestra de dibujo de sus dos jóvenes hijas, Isabel II y Luisa Fernanda. Weiss desempeñó el trabajo felizmente, aunque por poco tiempo: un año después contraería la cólera y fallecería, a los 28 años, con una próspera carrera artística aún sin concluir frente a ella.

Retrato a lápiz de Guillermo Weiss, hermano de la autora. Lápiz sobre papel (1842). Rosario Weiss. Fuente: Masdearte. El exquisito arte de Rosario Weiss, discípula de Goya
Retrato a lápiz de Guillermo Weiss, hermano de la autora. Lápiz sobre papel (1842). Rosario Weiss. Fuente: Masdearte

Esta autora, tan poco reconocida, se ha mantenido como una laguna en la memoria artística. Pero ni su juventud ni su condición femenina la hicieron recular ante su sueño, convirtiéndola en un referente de esfuerzo y dedicación para cualquier época.

¿Conocías a Rosario Weiss? ¿Te ha gustado su obra? Dime qué opinas en los comentarios, o comparte y da “me gusta” a este artículo en tus redes sociales… 😉

¡Nos leemos en próximos posts!

Te puede interesar: Sarah Goodridge, historia de un retrato sin rostro

Te puede interesar: El arte de Rosario Weiss, ahijada de Goya, en la Biblioteca Nacional

Te puede interesar: Los divertidos fotomontajes de Alexey Kondakov, lo clásico en lo moderno

Te puede interesar: Pintura del prerrafaelismo, la más brillante sociedad secreta. Parte 1

Te puede interesar: Pinturas por Rebecca Foster, más intimidad a través de los retratos

Te puede interesar: El impresionismo de Mary Cassatt, un retrato de la vida relajada