Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Rangoli, el alma de los suelos de la India

26 agosto, 2018

El arte del rangoli, en honor a los dioses

La India es, como sabemos, una de las regiones con mayor riqueza cultural del planeta. Sus festividades y costumbres maravillan tanto a los turistas como a los apasionados del país; parece uno de esos lugares que, por mucho que se investiguen, jamás llegarán a conocerse del todo. Sus misterios son todavía muchos, convirtiéndolo en una verdadera fuente de conocimiento, pero desde los hábitos más básicos a las prácticas más poco corrientes, los indios han demostrado una capacidad única para sorprender al resto del mundo. Un buen ejemplo de ello es la forma de arte que te presento hoy: el rangoli, también denominado kolam, alpana, madanae y de muchas otras formas a lo largo y ancho de la India.

Si te interesa aprender un poco más sobre las creencias y expresiones artísticas del pueblo indio, acompáñame y sigue leyendo.

Rangoli de flores frente a un centro del movimiento religioso ISKON (Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna), en la India. (2016). ©Kshitij Mourya. Fuente: Wikimedia Commons. Rangoli, el alma de los suelos de la India
Rangoli de flores frente a un centro del movimiento religioso ISKON (Asociación Internacional para la Conciencia de Krishna), en la India. (2016). ©Kshitij Mourya. Fuente: Wikimedia Commons

Lo que diferencia al rangoli de otras artes

Rang (color) y aavalli (enredadera, hiladura, fila) son las dos palabras del sánscrito que componen la palabra rangoli. Cuentan de este arte milenario que se originó cuando el hijo de un sumo sacerdote falleció trágicamente, y el Señor Brahma se compadeció tanto del hombre que hizo que retrataran al pequeño en el suelo. Después sopló sobre el dibujo y, de forma mágica, este se convirtió en un pequeño de carne y hueso. Dicen que esa fue la primera rangoli, y a partir de ese día estas pinturas hechas mediante polvo y flores de colores son consideradas como un recibimiento y una puerta de entrada para los dioses. Además, se dice que canalizan lejos las malas energías y atraen la buena suerte, por lo que se crean rangolis en lugares que necesitan purificación o ayuda.

Los materiales que se utilizan son variados, pero suelen tratarse de elementos muy pequeños o molidos a granel, como harinas, arroz, flores pequeñas o arenas tintadas de tonalidades lo más vivas posibles. Cada color, por supuesto, representa una cualidad y carga con un significado muy profundo, por lo que las combinaciones y la utilización de cada tono es deliberada y se hace por una razón especial:

Los polvos de colores utilizados para crear los rangoli. Fuente: Wikimedia Commons. Rangoli, el alma de los suelos de la India
Los polvos de colores utilizados para crear los rangoli. Fuente: Wikimedia Commons

Como ejemplo, el color blanco significa pureza. El rojo, en la India, es un color especialmente significativo pues representa la energía (recordemos que los bindi son puntos que tradicionalmente se pintan en la frente, y por lo general suelen ser rojos). El azul atrae la paz y el verde, como es lógico, es símbolo del contacto con la naturaleza y con los elementos.

No hay límites para la imaginación

A los rangoli se les da forma con las manos y, en ocasiones, con determinados moldes, plantillas y herramientas que ayudan a que el polvo o los granos vayan en la dirección correcta y se mantengan colocados de una forma determinada.

Hay todo tipo de diseños, de hecho las opciones son ilimitadas siempre y cuando no se excedan de ninguna forma: los más creativos y talentosos se atreven con retratos de personas, ¡y hasta reproducciones de obras clásicas occidentales! Pero hay algunos modelos que son más famosos que otros, como los diseños orgánicos inspirados en la naturaleza, los mandalas y las formas geométricas. Pavos reales, cisnes, vegetación como árboles sagrados y flores; y formas que se entrelazan y enroscan entre sí construyendo hermosas formaciones abstractas que vibran de color. Solo con mirarlos, queda claro que los rangoli representan el alma misma de la cultura india.

Rangoli creado sobre el suelo de una casa hindú, para el festival de Diwali. ©Poonam Borkar. Fuente: Youtube. Rangoli, el alma de los suelos de la India
Rangoli creado sobre el suelo de una casa hindú, para el festival de Diwali. ©Poonam Borkar. Fuente: Youtube

Distinto nombre, misma esencia

Otro detalle muy interesante a tener en cuenta, es que dependiendo de la zona de Asia de la que hablemos, el rangoli será denominado de una manera u otra. Incluso difiere de ciudad a ciudad. Por ejemplo, en determinadas ciudades de la India se llaman rangoli, pero en otras como Bengala se llama alpana, y es especialidad de las mujeres encargarse de su planificación y elaboración. En Uttaranchal lo conocen como aipan, y lo utilizan básicamente en emplazamientos religiosos o en lugares donde se reza a los dioses, sean o no templos. Y en Kerala su nombre es kolam, y el polvo de arroz es uno de los materiales más utilizados para crear los diseños.

Un rangoli en el suelo de una ciudad india, realizado para la festividad de Diwali. Fuente: Pinterest. Rangoli, el alma de los suelos de la India
Un rangoli en el suelo de una ciudad india, realizado para la festividad de Diwali. Fuente: Pinterest

El festival Diwali es uno de los momentos del año donde más se esparcen los rangoli. A veces lo llaman el Festival de las Luces, y son unos cinco días de fiesta en los que se celebra que el Bien ha vencido sobre las fuerzas del Mal. Esos cinco días, en nuestro calendario, suelen darse entre mediados de octubre o de noviembre, dependiendo del año, y la tradición es estrenar artículos nuevos (tanto personales como del hogar) y compartir comida y tiempo con otras personas. Además, como he dicho arriba, los rangoli son uno de los elementos de suma importancia para garantizar un Diwali adecuado. Con ellos se honran a los dioses y se pide prosperidad en el nuevo año, ya que la diosa regente durante la festividad es Laksmi, divinidad de la riqueza y la abundancia.

¿Te gustan los rangoli? ¿Los conocías, o son algo totalmente nuevo para ti? Es uno de los infinitos ejemplos de arte indio, pero demuestra especialmente el peso que tiene la expresión artística en la cultura del país.

Si has aprendido algo nuevo leyéndome hoy, ¿por qué no compartes, das “me gusta” y/o comentas este artículo en tus redes sociales? Así el resto de la gente que se tope con él descubrirá el maravilloso arte de los rangoli.

¡Nos leemos en el siguiente post! 😉

Te puede interesar: El street art de Mantra, rey de los murales realistas

Te puede interesar: Henna, la magia fugaz de Oriente