Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Misery. Un viaje a la locura, el fanatismo y la miseria

22 noviembre, 2018

El torbellino de Misery: una adaptación cinematográfica hermosamente encajada

Este Halloween, probablemente muchos os hayáis decantado por las películas de terror para llenar algunas horas. Más de un grito y quizá alguna decepción (como me ocurrió a mí con otra película, de la que por el momento no hablaré). Pero siempre es buen momento para pasar un poco de miedo, aunque no sea la noche de las brujas, así que estate atento a mi recomendación de hoy: Misery, adaptación cinematográfica de 1990 de la novela homónima escrita por Stephen King.

¿Te interesa? Si es así, sigue leyendo. En este artículo no habrá spoilers, así que lee tranquilo 😉

¡Empezamos!

Cartel promocional de 'Misery' (1990). Fuente: Pinterest. Misery. Un viaje a la locura, el fanatismo y la miseria
Cartel promocional de ‘Misery’ (1990). Fuente: Pinterest. Misery

Un terror muy bien vestido

Misery fue una agradable sorpresa. Debo confesar que no he leído la novela, pero creo que el mayor cumplido que puedo hacerle a la película es decir lo siguiente: aún tras haberla visto, conocer el final y tener claro que es una adaptación bastante fiel de la obra literaria original, sigo teniendo ganas de leer el libro. Y eso no se consigue fácilmente… porque por lo general, cuando uno ve la película antes el efecto producido es el contrario.

Como piropo adicional, añadiré que no soy para nada fan del cine de terror, y Misery se ha convertido en una de mis películas favoritas. Los oscarizados actores James Caan y Kathy Bates en los papeles protagonistas lo mueven todo a su alrededor de un modo magistral, sumergiéndote en un ambiente opresivo y espeluznante del que te vas dando cuenta, pero que te atrapa como el canto de una sirena. Personalmente, conmigo fue así: aun sabiendo que lo iba a pasar mal (y no gustándome para nada esa sensación), seguí observando, porque la historia está tan bien armada y explicada que, como espectador, uno escoje bando rápidamente. Un aplauso a Rob Reiner.

La inestable Annie Wilkes, interpretada por Kathy Bates. Fuente: Pinterest. Misery. Un viaje a la locura, el fanatismo y la miseria
La inestable Annie Wilkes, interpretada por Kathy Bates. Fuente: Pinterest

Fan número uno

Como breve repaso al argumento de la película: seguimos la aventura del popular escritor Paul Sheldon (James Caan). Paul se ha ganado un gran puesto en el sector gracias a sus novelas románticas de época, en cuyos papeles protagonistas siempre está la desdichada Misery Chastain. Pese al gran éxito que sigue teniendo gracias a la saga, que parece no ir a terminar nunca y que se vende como churros cada vez que un nuevo título es lanzado, Sheldon está exhausto. Creativamente hablando se siente en una calle sin salida, condenado a escribir lo mismo una y otra vez, y quiere probar algo nuevo. Así que decide que la novela de Misery que está escribiendo será la última; en ella matará a la protagonista y todo terminará, dejando espacio para proyectos más frescos.

Se pone a ello, y al terminarla se siente aliviado. Siendo invierno, decide tomarse unas vacaciones en una cabaña aislada en las montañas de Colorado, cerca de un pequeño pueblo, y refugiándose allí se siente con la suficiente inspiración para comenzar y terminar el manuscrito de una nueva novela, de trama completamente diferente a la serie de Misery. Satisfecho decide volver a Nueva York para entregárselo a la editorial.

Lamentablemente resulta atrapado por una tormenta de nieve sin igual, su coche vuelca y, en el proceso, Paul se parte un brazo y las dos piernas, quedando prácticamente inválido. Pero, como una enviada del cielo, la solitaria Annie Wilkes (Kathy Bates) aparece en su coche, ve el accidente y salva a Sheldon, llevándolo a su casa.

Allí cuida de él, le venda las heridas y le entablilla las piernas y el brazo; le provee medicinas, le hace y le da de comer, lo lava y lo atiende las veinticuatro horas del día hasta que el escritor se siente con fuerzas para hablar e incorporarse. Entonces ambos se conocen como es debido: Annie es enfermera, y, como añadidura, la autoproclamada “fan número uno” de Paul Sheldon, con más detalle de su serie “Misery”. Ama a la protagonista más que a sí misma y prácticamente vive para leer sus aventuras, que compra con puntualidad británica en cuanto tocan las baldas de la pequeña tienda local.

Icónico fotograma de la película 'Misery'. Fuente: Pinterest. Misery. Un viaje a la locura, el fanatismo y la miseria
Icónico fotograma de la película ‘Misery’. Fuente: Pinterest

Una adaptación inteligente

Todo eso quizá parezca inofensivo, incluso agradable de escuchar, pero no a la larga. Y no cuando Sheldon comprende de que, tras la sonrisa de admiración y los atentos cuidados de Annie, se esconde algo demasiado turbio para poder manejarlo con facilidad. Una personalidad retorcida, completamente desquiciada, cambios de humor bruscos sin razón aparente y un hecho incuestionable: en cuanto la enfermera lea la nueva publicación de Sheldon, puede que las cosas no vuelvan a ser tan fáciles para él.

Wilkes se siente afortunada de tener a su escritor favorito como huésped, aunque sea convaleciente, por lo que idea una artimaña que consiste en mentirle asegurándole que la tormenta ha cortado toda comunicación posible con el pueblo, y que deberán esperar a que la nieve se vaya y alguien pase frente a la casa para permitirle volver a la civilización. Mientras lo retiene con esa mentira, va a comprar el último título de Misery y lo lee tranquilamente, ante la mirada expectante de Paul, quien no puede hacer más que esperar su reacción.

Muy previsible, ¿verdad? Incluso tú puedes imaginar el rostro de Annie Wilkes cuando lee que Misery, su eterna compañía en esa casa tan enorme y aislada, se ha ido para siempre… pero a partir de aquí no puedo seguir, porque es cuando las cosas se ponen más interesantes y quizá te apetezca verlas con tus propios ojos. ¿Te ha enganchado lo que te he contado hasta el momento? Por si aún te quedan dudas, repetiré que es una película fantástica, no solo elogiada por el público sino también por la crítica.

Fotograma de 'Misery', con James Caan como Paul Sheldon y Kathy Bates como Annie Wilkes. Fuente: ComboGamer. Misery. Un viaje a la locura, el fanatismo y la miseria
Fotograma de ‘Misery’, con James Caan como Paul Sheldon y Kathy Bates como Annie Wilkes. Fuente: ComboGamer

Es cierto que muchas de las escenas más truculentas de la novela no han sido representadas en el film de los 90, pero pensándolo bien quizá hasta podemos agradecerlo. Evitando los momentos más sangrientos presentes en la obra literaria (donde resultan soportables porque nuestro único apoyo es la imaginación), la película ha logrado producir terror sin entrar en la categoría de “gore”. Sí que mantuvieron una de las escenas más brutales, pero el resto lo adaptaron para que aquello no terminara convertido en un splatter, como podría haber sucedido si hubieran mantenido fielmente todos los momentos de la novela original. Gracias a eso podemos definir a Misery como una película de terror bastante elegante.

Ahora ya sabes: te invito a que pulses “like”, a que compartas y/o comentes este artículo en tus redes sociales para que mucha más gente pueda conocer Misery… ¿La has visto, la vas a ver? ¿Prefieres dejarla aparcada por el momento? ¡No te cortes y cuéntame qué opinas!

¡Nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: Tomates verdes fritos. El secreto de la vida está en la salsa que le pongas