Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

María Antonieta, retrato a la pérdida de la inocencia

10 mayo, 2020

María Antonieta, la forzosa reina adolescente que acató y arrambló con todo

No dejes de leer, por favor, pero personalmente esperaba otra cosa de María Antonieta. No sé exactamente el qué, ni si es algo común, pero al ver su carta de presentación (definitivamente tentadora) en tanto el tráiler como el cartel promocional, imaginaba algo distinto a lo que finalmente fue ofrecido. Eso no implica necesariamente algo malo, pero sí cabía resaltar que existe este “desajuste”, porque como sabrás si eres asiduo por aquí, o quizá no, yo me limito a ofrecerte mi opinión.

NOTA: Este post está libre de spoilers, así que si no has visto la película puedes seguir leyendo tranquilamente hasta el final. ¡Disfruta!

Cartel de 'María Antonieta' (2006) en su versión original en inglés. Fuente: Cine.com. María Antonieta, retrato a la pérdida de la inocencia
Cartel de ‘María Antonieta’ (2006) en su versión original en inglés. Fuente: Cine.com

Exigencias de la corte

María Antonieta (Marie Antoinette en su versión original) es una película de 2006 dirigida y producida por la famosa actriz y directora de cine estadounidense Sofia Coppola. Ha llovido ya, sí, pero aunque el film cuenta con diversos cabos sueltos que no terminan de ser del todo atados, hace uso de un estilo tan fresco, de un desparpajo tan intemporal y de una tan maravillosa calidad de imagen, que bien podría haber sido rodada hace apenas unos meses.

El argumento nos lo sabemos todos: es una biografía quizá un poco rebelde y dejada, sobre la vida de la princesa y más tarde reina de Francia María Antonieta, una archiduquesa austríaca de catorce años que fue forzada a abandonar su casa en Viena, su familia y sus amigos para casarse con Luis XVI de Francia, el príncipe heredero de la nación (y poco más tarde, su rey), un adolescente inexperto, pusilánime y con poca iniciativa sexual. Tan, tan poca, que mientras sería lo normal que el matrimonio se consumase la propia noche de bodas, el momento se aplazó durante al menos siete años, en los que María Antonieta tuvo que soportar los cuchicheos y burlas despóticas que la perseguían por cualquier rincón de la corte ya que se presuponía que carecía de armas de seducción con las que tentar a su marido.

Fotograma de 'María Antonieta' (2006). María Antonieta y Luis XVI durante su boda. Fuente: Pinterest. María Antonieta, retrato a la pérdida de la inocencia
Fotograma de ‘María Antonieta’ (2006). María Antonieta y Luis XVI durante su boda. Fuente: Pinterest.

Un ángulo inesperado

La película, en principio, tuvo buena recepción, pero muchos detractores alegaban la poca inclusión de datos históricos relevantes. Se referían en su mayoría a detalles políticos ya que, en la época de María Antonieta, Francia sufría una convulsa situación socioeconómica que (dicen) se vio agravada por los acostumbrados derroches de la joven.

Pese a todo, Coppola quiso aclarar que se había querido centrar mucho más en el aspecto humano, en el más terrenal y cotidiano. En el día a día de María Antonieta en la corte, en su relación conyugal y sus amistades y enemistades, en sus problemas como mujer y como reina. Habían muchos ángulos que poco se habían tocado sobre ella, ya que como hemos comentado un poco más arriba los trejemanejes políticos eran muchos en la época, y lo que más suele llamar la atención de ese período. Es lo que más “carne” tiene. Pero si dejamos eso de lado y tenemos en cuenta las aclaraciones de la directora, la perspectiva mundana de cómo María Antonieta se desenvolvía en la corte ha sido magistralmente tratada en la película.

Y eso es precisamente lo que me fallaba a mí hasta que investigué un poco sobre el film, y leí algunos comentarios hechos por Coppola en respuesta a las críticas negativas, que trabataban la obra de poco inclusiva en el terreno de lo histórico.

Así que por eso te dije que no dejaras de leer, porque pese a haber sido yo una de las personas a las que les “faltó” algo, lo que realmente me faltaba era un poco de investigación para darme cuenta de que en realidad la película no tiene ninguna carencia, sino que hace uso de un enfoque diferente al esperado y utilizado por regla general. No estamos tan acostumbrados a que se nos cuente la vida de un personaje histórico de la relevancia de una reina consorte de Francia como si nos estuviéramos tragando una novela para adolescentes, la ligereza es la misma pese a que el fantasma de los conflictos políticos planea todo el tiempo sobre nuestra pobre protagonista y los que la rodean.

Dulce bocado visual

Dejando de lado ahora el guión, una de mis partes favoritas: la estética inigualable de la película. Ha sido reconocido por todos, incluso por los mismos detractores que rechazaron el film de primeras, que el trabajo de ambientación y caracterización es soberbio, y que solo con ello queda convertido en una verdadera pieza de arte audiovisual.

Un divertido anacronismo intencionado en un breve fotograma de María Antonieta (2006). Fuente: Pinterest. María Antonieta, retrato a la pérdida de la inocencia
Un divertido anacronismo intencionado en un breve fotograma de María Antonieta (2006). Fuente: Pinterest.

La opulencia y extravagancia de la corte francesa del siglo XVIII queda maravillosamente plasmada a cada segundo, en cada detalle de la decoración y la vestimenta con la que la joven reina se excedía y marcaba las tendencias a seguir… y todo eso teniendo en cuenta que pocas veces salimos del palacio o sus inmediaciones. Los jardines, el trabajo de sonido que permite apreciar tanto los silencios como los momentos de barullo entre fiestas y cenas (a las que ella era muy aficionada, junto a los dulces que, según dicen, era lo que más comía), la iluminación, el uso de la metáfora y los delicados planos que nos cuentan cosas sin mostrárnoslas directamente… Todo coronado con la interesante interpretación de Kirsten Dunst como María Antonieta, el personaje más recurrente todo el tiempo, como es lógico, y el que a la vez más logré apreciar.

Un último detalle

¿El único pero que le pongo, pese a la deliciosa estética y la gran interpretación? Es un pero personal, ya que eso depende de cada espectador… Y es que fui literalmente incapaz de empatizar con la protaginista en ningún momento. Pese a todas calamidades o humillaciones que se le sucedían, perfectamente camufladas entre el lujo que la rodeaba, y aunque sí “aprecié” la actuación y la gracia con la que cargaba el papel principal, no pude enganchar al personaje por las enaguas y ponerme en sus zapatos de seda con incrustaciones. No fui capaz. Y desconozco si es el efecto deseado por la directora, lograr esa frivolidad constante aun a pesar de que sabes que la muchacha está sufriendo, o si es algo que pasó por mi cabeza sin tener nada que ver con la realidad de otros espectadores. Pero si tuviera que poner una pega, repito, sería esa… y en lo que a mí respecta ninguna otra.

Fotograma de 'María Antonieta' (2006). Fuente: Pinterest. María Antonieta, retrato a la pérdida de la inocencia
Fotograma de ‘María Antonieta’ (2006). Fuente: Pinterest.

¿Qué te ha parecido María Antonieta? Es el verdadero retrato a la pérdida de la inocencia. De una jovencita que no tenía ni idea de la vida a una verdadera mujer, que tuvo que aprender por la fuerza que la vida es mucho más dura de lo que parece, estés rodeado o no de joyas y manjares.

¿Y por qué no das a conocer aún más la película de Sofia Coppola compartiendo, regalando tu “like” y/o comentando a este artículo en tus redes sociales? Ya sabes que siempre agradezco tu pequeña-gran aportación 😉

¡Nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: BBC, un repaso por sus mejores mini series de época – Parte 1

Te puede interesar: Tomates verdes fritos. El secreto de la vida está en la salsa que le pongas