Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Leila Amat. La fotografía vive en la mente del que la mira

22 agosto, 2018

La poética fotografía de Leila Amat

Leila Amat es una fotógrafa madrileña que empuña la cámara y modela para ella misma. Sus fotografías expresan ideas etéreas que se van en un instante, pero que ella captura e inmortaliza para que las contemplemos para siempre.

Sus obras son la más pura expresión de la fotografía creativa, frutos de semanas de planificación y estudio unidas a una buena dosis de inspiración, talento y mucho trabajo. Una y otra vez, intenta captar el germen que guarda su visión del mundo, de la sociedad y de las ideas.

'La mujer germina'. (2017). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter. Leila Amat. La fotografía vive en la mente del que la mira
‘La mujer germina’. (2017). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter

La Naturaleza como aliada en el arte

En una entrevista realizada por dzoom, Leila comenta que lleva desde los 14 años fotografiando, y que se alegra mucho de haber hecho progresos notables. Pasó de retratar paisajes durante sus excursiones a ser capaz de cazar las ideas que le llegan de golpe y porrazo, esquematizarlas en un papel, planificar la composición y los elementos que formarán parte de ella y, tras haber realizado los disparos y pasar por todo el proceso de selección, retocar la fotografía elegida en Photoshop para que se ajuste a su visión fantástica y enigmática del mundo.

La naturaleza es una parte importantísima de su trabajo, así como la figura de la mujer y lo que representa en la sociedad y en la mente de las propias mujeres. Une ambos conceptos en la mayoría de sus fotografías, para las que suele prestar su cuerpo desnudo o semidesnudo, y los fusiona hasta que el resultado se convierte en lo que podemos ver en su espectacular portfolio:

Fotografía tomada en Seydisfjordur, Islandia. (2016). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter. Leila Amat. La fotografía vive en la mente del que la mira
Fotografía tomada en Seydisfjordur, Islandia. (2016). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter

Al nivel de un cuadro

Leila Amat se inspira en los sentimientos humanos y el contacto entre personas, las reflexiones personales y los recuerdos. Se aferra a los momentos de lucidez creativa y les da un propósito, no los deja pasar, usándolos para modelar sensaciones como el dolor, la soledad, el cariño o la libertad.

Según dice, en muchas sesiones solo pulsa el botón una vez, por tanto, un solo disparo que da como resultado una fotografía única. Y no hace más. La razón es la facilidad que ella encuentra en fotografiar una y otra vez la misma cosa, cambiando ángulos y elementos, acercando o alejando el encuadre, incluso probando en diferentes momentos del día o con distintos vestuarios. Lo encuentra demasiado sencillo, casi gratuito, en comparación con otras artes como la pintura que requieren más tiempo de ejecución sin despegarse de la misma idea, por lo que otorga valor a sus fotografías asegurándose de que cada una sea la única que se pueda permitir hacer.

'El deseo del salvaje'. (2016). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter. Leila Amat. La fotografía vive en la mente del que la mira
‘El deseo del salvaje’. (2016). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter

Cómo mirarse a uno mismo

La intención de Leila en cuanto a su obra es clara: cada uno puede interpretarlo a su manera, pero como todo artista ella tiene su propia forma de ver lo que crea. Se coloca frente a la cámara para expresar que todo lo que pasa a través del objetivo es una parte de sí misma, un pedacito de su mundo. No es necesario que el desnudo sea íntegro para que la fotografía resulte intimista, pero muchos de sus trabajos han sido catalogados de eróticos por esa razón. Pese a todo, Leila busca representar conceptos clave de la naturaleza humana, tan antiguos como la vida, y a la vez reivindicar movimientos especialmente tratados en la actualidad como los traumas personales, las complicaciones sociales o el feminismo. Une su fuerza para con las imágenes al poder de la palabra y el sentimiento, convirtiéndose en la voz que nos insta a enfrentar nuestros demonios y a agradecer todo lo bueno que existe dentro y fuera de nosotros.

'Minerales de sangre'. (2013). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter. Leila Amat. La fotografía vive en la mente del que la mira
‘Minerales de sangre’. (2013). ©Leila Amat. Fuente: Leila Amat Twitter

Si quieres seguir conociendo a Leila Amat y su fotografía creativa, pásate por su Instagram y descubre todo lo que tiene por ofrecer esta artista madrileña.

¿Y por qué no das a conocer aún más su obra compartiendo, dando “like” y/o comentando a este artículo en tus redes sociales? Ya sabes que siempre agradezco tu pequeña-gran aportación 😉

¡Nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: Ana Becerra, fotografía que une mundos. Belleza y misterio en el detalle

Te puede interesar: Josephine Cardin. Fotografía para ver dentro del alma

Te puede interesar: La fotografía erótica de Cam Attree, piel y entorno fusionados

Te puede interesar: Jan Saudek, fotografía erótica empapada en surrealismo