Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Dmitry Rogozhkin, fotografía de los mundos imposibles

8 septiembre, 2019

El fotógrafo ruso que convierte tomas simples en verdaderas rarezas

Nacido en la pequeña ciudad de Malmyzh, Rusia, Dmitry Rogozhkin es la mezcla perfecta entre pintura y fotografía. Sus retoques parecen sacados de un Universo lejano; si quieres viajar a una realidad alterna no lo pienses y sigue leyendo. La fotografía de Rogozhkin no tiene desperdicio.

'Fotografía 1'. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com. Dmitry Rogozhkin, fotografía de los mundos imposibles
‘Fotografía 1’. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com

El arte es un estado mental

Desde que era un niño, a Dmitry Rogozhkin le apasionó el dibujo. Siempre tenía en mente representar la realidad o lo que sucedía en su cabeza mediante un lápiz y un papel, que terminaría apartando parcialmente al descubrir que, para sus necesidades artísticas, lo que más se adaptaba a él era el objetivo de una cámara.

Eso fue en 2011, cuando compró su primera cámara profesional (una CanonPowerShot 20x que le costó lo que, en ese entonces, para él era una pequeña fortuna). A partir de entonces fotografió con esa cámara hasta que pudo subir de nivel e invertir en una Canon 7D, en su primer año de carrera en la Universidad de Arquitectura.

'Fotografía 2'. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com. Dmitry Rogozhkin, fotografía de los mundos imposibles
‘Fotografía 2’. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com

Dar vida a lo imposible

Para lograr los mejores disparos, Rogozhkin viaja a lugares alejados que le permiten encontrar la gente que necesita y las escenas que busca. Parajes imposibles, condecorados jefes militares, bellezas inesperadas, lugares de antaño, detalles de la vida. A partir de ahí, toma eso como base para desarrollar escenarios diversos que oscilan entre el surrealismo y la fantasía, al realismo y la crudeza.

Su sello de identidad son colores vibrantes y una increíble suavidad a la hora de hacer retoques. Los elementos “falsos” o superpuestos en la imagen original parecen haber formado parte de ella desde el principio -objetivo principal del retoque fotográfico-, lo que lo vuelve todo todavía más desconcertante porque en muchas ocasiones (como en la fotografía siguiente) sabemos que eso es literalmente imposible:

'Fotografía 3'. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com. Dmitry Rogozhkin, fotografía de los mundos imposibles
‘Fotografía 3’. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com

Presentación poco habitual

En algunas obras su estilo es marcadamente ciberpunk, en otras puro retrato sin nada que nos distraiga, solo simpleza. Presenta situaciones fuera de lo común, llenas de creatividad, perspectiva y sentimiento, dejando solo lo bello tras un exhaustivo proceso de producción.

Este artista, de forma poco común, ofrece tutoriales en su canal oficial de YouTube donde muestra paso a paso cómo es el trabajo de edición tras algunos de sus trabajos. Además, a veces nos presenta los espacios que usa para algunas de sus sesiones y todo el equipo fotográfico, de iluminación y de ambientación que le rodea.

Si quieres conocerle un poco más a fondo, tanto a través de su información profesional como de su arte, visita su página web oficial. Es tan creativa como sus fotografías, te darás cuenta en cuanto pongas el cursor dentro…

Está en ruso y en inglés, pero es muy intuitiva; así que si no lees ninguna de estas dos lenguas, no te preocupes porque podrás disfrutar de su tienda y su amplísimo portfolio.

'Fotografía 4'. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com. Dmitry Rogozhkin, fotografía de los mundos imposibles
‘Fotografía 4’. ©Dmitry Rogozhkin. Fuente: art-rogozhkin.com

Cuéntanos en redes sociales qué opinas de la obra de Dmitry Rogozhkin. O también puedes dejar tu “like” y/o compartir este artículo para que gente que conoces sepa cuanto antes de este maravilloso fotógrafo.

No lo olvides, ¡nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: Lara Zankoul, travesías por una realidad escondida

Te puede interesar: Paul Octavious, fotografiando la belleza del cambio