Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Caligrafía y lettering, principales diferencias que acabarán con el lío

28 abril, 2019

Despejando dudas: caligrafía y lettering, ¿de qué estamos hablando?

Muchas personas, incluida yo misma algunos meses atrás, no conocen la diferencia entre caligrafía y lettering. De hecho, en muchos casos ni siquiera se sabe que existe una diferencia entre las tres. ¡Y es bien notable! Así que, si te interesa el mundo del diseño de palabras y el arte de escribir, te invito a que sigas leyendo.

Hoy te presento las principales diferencias entre caligrafía y lettering, para que ya no haya más confusiones y podamos diferenciar entre estas dos técnicas tan bonitas sin problemas:

Caligrafía: empezando por la base

Comencemos con lo más básico, que es la caligrafía. Conocerás este mundo seguro, lo habrás visto mil veces en diferentes versiones. La caligrafía, tal y como suele venir descrita, es el arte de escribir a mano. Y para tal fin, cuenta con una serie de reglas claramente estipuladas que uno no debería saltarse si pretende que el resultado final sea digno de exponer:

Ejemplo de caligrafía clásica. ©Calligraphy Arts. Fuente: CalligraphyArts.com. Caligrafía y lettering, principales diferencias que acabarán con el lío
Ejemplo de caligrafía clásica. ©Calligraphy Arts. Fuente: CalligraphyArts.com

Los materiales que pueden usarse son muchos: desde tinta china y plumilla (la que probablemente hayas visto con más frecuencia), pasando por rotuladores, pinceles de diferentes grosores, lápiz de grafito de toda la vida… Y lo más importante, todas las letras deben ir unidas en una única línea, y cada trazo de cada letra solo puede darse una vez. Por lo tanto, el margen de error es mucho más estrecho aquí.

Pero, pese a eso, nunca hay que asociar la palabra “caligrafía” con un arte lleno de telarañas: es verdad que se usan muchos tipos de caligrafía, desde la gótica hasta la Copperplate (la más común de todas), y que suelen ser fijas y reconocibles. Pero con los años se ha desarrollado una versión actualizada llamada “caligrafía moderna”, más experimental, creativa y libre sin perder la esencia y las reglas básicas de este arte tan antiguo:

Ejemplo de caligrafía moderna. ©Laura Lavender. Fuente: LauraLavender.com. Caligrafía y lettering, principales diferencias que acabarán con el lío
Ejemplo de caligrafía moderna. ©Laura Lavender. Fuente: LauraLavender.com

Lettering: comienza la fantasía

Ahora vamos con el segundo término. El lettering es un anglicismo que deriva de la palabra inglesa letter, “letra”. Como sabrás, coincide con la caligrafía en su proceso inicial, el de escribir frases o palabras de forma estéticamente agradable, armoniosa y equilibrada.

Ejemplo de lettering con rotulador. ©K. Werner Design. Fuente: KWernerDesign Youtube. Caligrafía y lettering, principales diferencias que acabarán con el lío
Ejemplo de lettering con rotulador. ©K. Werner Design. Fuente: KWernerDesign Youtube

Pero la diferencia principal (y mayor) entre caligrafía y lettering es que, mientras al hacer caligrafía uno se limita a escribir y dejar el resultado tal cual, en lettering nos sumergimos en el campo de la edición y retoque artístico de esas mismas letras. En cuanto tomas una lámina escrita en caligrafía y decides “cambiarle el aspecto” de alguna forma, ya estás entrando en el terreno del lettering. Y si directamente tomas un papel y empiezas a diseñar letras desde cero, también.

Hay tantos tipos de lettering como ideas en la mente del artista, como personalidades y como necesidades. Las posibilidades son infinitas, porque el término se acerca más al ámbito de la ilustración que al de la escritura, y por tanto, las herramientas que se usan para diseñar también son muy extensas: lápices, tinta y rotuladores como en caligrafía, o tizas, acuarelas, acrílicos, óleos, bolígrafos, purpurina, cintas adhesivas… ¡perfecto para que la imaginación vuele!

Como ejemplos de retoques que pueden hacerse, algunos de los más comunes son cambiar el ancho de los trazos para darles un aire quizá más manual o quizá más tipográfrico; escribir con acuarelas y rellenar las letras con tonos vivos o degradados; diseñar patrones o cenefas… toda la diferencia se resume en dibujar palabras en vez de escribirlas, como haríamos en caligrafía.

Ejemplo de lettering con acuarelas. ©Three Feelings. Fuente: ThreeFeelings.com. Caligrafía y lettering, principales diferencias que acabarán con el lío
Ejemplo de lettering con acuarelas. ©Three Feelings. Fuente: ThreeFeelings.com

Los resultados pueden llegar a ser espectaculares, estéticamente muy agradables. Por si te interesa el mundillo de la caligrafía y el lettering, te dejo a continuación una web muy interesante que meses atrás me sirvió de ayuda para aprender la diferencia entre estos dos formatos. Se llama Three Feelings, y trata el tema de forma simple y muy amena. Además cuenta con una sección de consejos para gente que se está iniciado, cursos de lettering y numerosos productos para escribir y diseñar en su tienda online. Pásate, son golosinas… ¡te acabarán de convencer!

¿Y por qué no compartes este artículo con tus amigos, le regalas un “me gusta” y/o comentas qué te ha parecido? Así la caligrafía y el lettering se extenderán todavía más, y más gente aprenderá la diferencia entre estas dos vertientes tan preciosas del arte de las letras 🙂

¡Nos leemos en el siguiente post! ♥

Te puede interesar: Regalos originales por Puterful, diseños sin rodeos