Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Robots. Los humanos y las máquinas en el CosmoCaixa Barcelona

9 diciembre, 2018

Robots. Los humanos y las máquinas, dando vueltas a preguntas existenciales

Quizá te preguntes por qué has encontrado una exposición de robótica en el menú principal de una página de arte. Puede resultar extraño, pero considero que en cierto sentido sí hay que hacer uso de la creatividad y la imaginación a la hora de crear una máquina de cualquier tipo, especialmente si es un robot que a lo que aspira es a poder hacer frente a interacciones reales con humanos. Y con esa idea llega a CosmoCaixa Barcelona Robots. Los humanos y las máquinas, una interesante muestra que nos descubre la evolución que la “maquinaria inteligente” ha tenido a lo largo de los siglos.

Las grandes preguntas siempre han sido: ¿se fusionarán algún día los humanos con las máquinas? (técnicamente ya está ocurriendo, pero la pregunta siempre ha ido más allá, a un nivel un poco más extremo), y ¿se volverán los robots algún día más inteligentes que sus propios creadores?

Interior de la exposición 'Robots. Los humanos y las máquinas'. Fuente: Guía del Ocio. Robots. Los humanos y las máquinas en el CosmoCaixa Barcelona
Interior de la exposición ‘Robots. Los humanos y las máquinas’. Fuente: Guía del Ocio

Los tíos lejanos de la modernidad

Robots. Los humanos y las máquinas hace un repaso por todo tipo de invenciones tecnológicas, no solamente androides con apariencia humana. En la exposición pueden verse también robots de exploración, hibernaderos electrónicos y ordeñadoras mecánicas como las que se usan hoy en día en las macrogranjas industrializadas. Cada invención ha sido un paso más hacia eso que constituye nuestra realidad ahora: Inteligencias Artificiales que están ganando terreno a los humanos en los juegos de lógica y estrategia, y androides increíblemente parecidos a nosotros tanto por dentro como por fuera, capaces de mantener una conversación casual mientras nos miran a los ojos (con unos ojos, por cierto, espeluznantemente reales).

La exposición nos enseña cuáles fueron los ancestros de esos androides actuales, los llamados “autómatas”, máquinas con ciertos rasgos humanoides que realizaban tareas cotidianas hace ya un buen puñado de siglos. Y si todo esto te interesa y quieres continuar, la muestra te invita a reflexionar sobre ese espinoso (pero tan tratado asunto) sobre los robots que se rebelan y conquistan el mundo, el punto hasta el que las máquinas se han vuelto parte indispensable de nuestro día a día (de forma que, como decíamos arriba, ya casi parece que nos hemos fusionado con ellas) y los aportes y avances que el uso de tecnología robótica está teniendo en todos los ámbitos de nuestra vida.

El arte en la robótica

Para crear un robot hace falta imaginación, y más si es un androide. No solo tiene que pensar como un humano, también tiene que parecer que siente y que su rostro demuestre que lo hace. Para los amantes del arte, posiblemente pueda resultar interesante pasar frente a las máquinas más “humanizadas” y admirar la evolución de sus diseños; desde un autómata con muelles en los brazos y cabeza de estatua griega especializado en servir vino, hasta un cráneo mecanizado que es capaz de mover los ojos y la boca para comunicarse contigo.

Cráneo robotizado expuesto en 'Robots. Los humanos y las máquinas'. Fuente: CosmoCaixa Barcelona. Robots. Los humanos y las máquinas en el CosmoCaixa Barcelona
Cráneo robotizado expuesto en ‘Robots. Los humanos y las máquinas’. Fuente: CosmoCaixa Barcelona

La muestra está vigente hasta el 31 de enero de 2019 en CosmoCaixa Barcelona. Si quieres consultar los horarios y los precios, visita la página oficial de CosmoCaixa aquí.

Y ahora, si te apetece, comparte esta noticia en tus RRSS, dale “like” y/o deja tu comentario… ¿Qué opinas de la robótica y su evolución? ¿Y de su extraña relación con el arte que hemos comentado? Es cierto que no todos los inventos tecnológicos pueden considerarse obras maestras, pero muchos, especialmente actuales, están empezando a requerir de ciertos niveles de creatividad que pueden ser considerados arte.

¡Nos leemos en el siguiente post!