Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

O la amas o la odias. Orígenes y características de la música trap

28 febrero, 2018

Trap, o el arte de crear ritmos adictivos

Si has entrado aquí por propia voluntad posiblemente sea porque, o eres un fan acérrimo del trap, o te interesa saber de qué va el rollo. Primero de todo, y como habrás deducido por el título, te diré: el trap, por popular que haya llegado a ser con el pasar de los años, no es para todo el mundo. Las cadencias “machaconas”, el auto-tune y la escasa letra suelen horrorizar a algunos, quienes lo tachan de un pobre intento de crear música… pero también hay otros muchos (como servidora, para qué negarlo) que le encuentran ese punto interesante que logra engancharte a algo.

Música Trap. Fuente: itsrappodcast. O la amas o la odias. Orígenes y características de la música trap
Música Trap. Fuente: itsrappodcast

Sin enrollarme más, hoy te traigo un poco de información sobre este género tan incomprendido. Los orígenes del trap y algunas características que te ayudarán a identificarlo.

Te puede interesar: El fenómeno Lo-Fi

Los orígenes del trap, menos brillantes de lo esperado

Acostumbrados a la explosión actual del trap y sus múltiples fusiones y derivados (future bass, trapstep, etcétera), parece difícil creer que en sus inicios pocos eran los que se interesaban por el género. El término se acuñó por primera vez en el sur de Estados Unidos a finales de los años 90, como una mezcla entre el extendidísimo hip-hop y la música electrónica.

Pero curiosamente, la agresividad y el carácter repetitivo de los ritmos no era un plato a gusto de todos, y este subgénero tardó casi dos décadas en comenzar a popularizarse entre los jóvenes.

El limbo entre el hip-hop y la música electrónica

Hay diversos tipos de trap. Es un género altamente característico, pero muchas de sus particularidades las comparte con sus “progenitores”: la electrónica y el hip-hop tradicional.

Entre los instrumentos y materiales más comunes están los sintetizadores, los teclados, secuenciadores y un potente auto-tune, que le ofrecen un color grave, casi sombrío, como de bajos fondos. Los ritmos pueden ir del más lento al más rápido, pero por lo general acostumbran a tomar una velocidad considerable, algo diferente de la que encontramos en el hip-hop, aproximándose más a la música electrónica. Como esta, incorporan una métrica pegadiza y con fuerza, mucho flow, y drops (caídas) que suelen dar la vuelta al ritmo, deshacer la tensión que se ha estado construyendo hasta el momento y, de un momento a otro, golpear con potencia retomando un compás dinámico.

Te puede interesar: K-pop o música coreana: sus orígenes

Unos tanto, otros tan poco

En cuanto a las letras, no esperes grandes despliegues de poesía: suelen ser escasas, repetitivas, y opacadas por la música, resultando difícil distinguirlas. Otras veces las voces desaparecen directamente, o ¡oh, sorpresa! se alzan sobre los instrumentos acaparando toda la atención. Cuando esto sucede, las letras suelen hablar de temas polémicos como el sexo, el abuso de drogas o las peleas callejeras, aunque eso sucedía más en los inicios del género: cuando era poco apreciado y solo lo escuchaban minorías (por lo general marginales), los autores hablaban de lo que ocurría en las calles y los duros problemas del día a día. Ahora se han diversificado un poco, existiendo una gran variedad de temáticas y letras que, para qué engañarnos, están bastante bien.

Pero al final, sea cual sea la canción que estés escuchando, lo que verdaderamente importa es el beat. (Sí, otra vez con el inglés…) El beat, el ritmo, como venimos diciendo desde el principio del artículo, es lo más reconocible dentro del universo del trap, lo que le da su encanto y lo que congrega a hordas de fanáticos sudorosos en los conciertos.

Te puede interesar: Jeffree Star, influencer y estrella de la controversia

En resumen, podríamos decir que el trap toma unos pocos ingredientes de cada mundo y los une con gusto. Porque para ser el resultado de semejante mejunje, no suena ni tan mal: los graves musicales que se usan en el dubstep, el fraseo del rap y los drops que te suben y te bajan como una montaña rusa, reteniéndote como una trampa… empiezo a pensar que quizá el nombre se lo pusieron por eso.

¿Te va el trap, o lo acabas de descubrir? ¿No te habías animado a escucharlo hasta ahora? No te cortes y cuéntame cuáles son tus estilos de trap favoritos, si los escuchas de vez en cuando o si eres de esos fans acérrimos que no se pierden un festival. Y de paso, si quieres, comparte y da “me gusta” a este artículo en tus redes para que llegue a mucha más gente 😉

Gracias por pasarte, ¡nos leemos en el siguiente post!