Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

La música cristiana

15 octubre, 2017

La música cristiana: adoración de discográfica

La música cristiana podría definirse, en pocas palabras, como aquella que crean los que desean honrar a nuestro señor Jesucristo sin despreciar a los focos.

Sí, quizá eso deja un gran abanico de posibilidades a la vista… y desde luego que así es. La música cristiana goza de una amplísima cantidad de géneros, desde los primeros cantos gregorianos, pasando por las melodías clásicas de Bach, Handel o Vivaldi, hasta los ritmos a batería y guitarra del pop-rock actual.

Lo que más ha importado, desde sus inicios, en cuanto a la música de índole cristiana o de oración, han sido las letras. Y si lo pensamos bien, tiene todo el sentido del mundo: da igual el ritmo que les pongas; si las palabras de una canción honran a Dios no hay mucho más que hablar. Un tema duro y estridente pierde toda su agresividad si la letra está plagada de fe.

Jesucristo y el rock pueden ir de la mano. Música cristiana
Jesucristo y el rock pueden ir de la mano

La historia de este género es larga y compleja, tanto como el propio catolicismo, remontándose a muchos siglos atrás. Por tanto, aunque hoy hablemos de Dios vamos a dejarnos de testamentos (no habrá más chistes como este, lo prometo).

Este artículo será un breve repaso, que abordará solo las fases más trascendentales de la música cristiana.

Dicho esto… ¡empecemos!

Raíces y transformación del género

Desde los tiempos bíblicos, el papel de la música de Cristo ha servido de adoración y culto a Dios. Era, desde luego, una práctica sana y divertida. Tanto, que en las mismas escrituras se hace un llamamiento a que los fieles honren sus creencias mediante los instrumentos musicales, ya sean de cuerda, percusión o viento, además de con cantos y danzas.

Los salmos cantados o salmodias fueron un género de canto cristiano que se centraba únicamente en las voces, haciendo uso de oraciones cantadas a capela, y después de estos aparecieron los cantos gregorianos, interpretados de igual forma que la salmodia. Todas sus voces debían ser masculinas, usar el latín y entonar en el mismo rango de notas.

Más tarde la reforma eclesiástica dio pie a himnos y coros, que se entonaban en más lenguas aparte del latín, aunque el foco central de la representación seguía estando en la palabra, no en la música.

En el siglo XVIII nació el gospel. Es uno de los géneros cristianos más reconocidos, surgido de las mismas entrañas de las iglesias afro-americanas de Estados Unidos. Aunque no se popularizó realmente hasta 1930, a partir de esa década tuvo una gran influencia sobre los inicios del rock. Este nació en los 50, y como ya he dicho fue impulsado en cierta forma por el gospel.

El 'Mississippi Mass Choir' de Jackson. Coro Gospel. Música cristiana
El ‘Mississippi Mass Choir’ de Jackson

El rock, como todos los estilos musicales, tiene también su faceta cristiana. Comenzó en 1960 gracias al pionero Larry Norman, y en la esfera hispanoparlante de mano de Sergio Moreno, un músico mexicano líder del grupo Tierra prometida.

Lentamente, la adoración a Dios se fue extendiendo por todas las ramas, desde el pop hasta la salsa, y se crearon subgéneros de toda clase:

Algunos géneros populares en la música cristiana

Balada

La balada, género especialmente destacado por su romanticismo, suele ser cantada por un solista, con música de orquesta dulce y melódica. Marcos Vidal, por ejemplo, es un cantante, pianista y compositor nacido en Alemania, bastante destacado por sus baladas. También cabría destacar a Richie Ray o a Ricardo Montaner.

Bachata

La bachata, mezcla entre el son cubano y el bolero, se originó en la República Dominicana. Suelen usarse instrumentos típicos como el bongó, las maracas o la guitarra.

Juan Luis Guerra puede ser un gran ejemplo de este género. Este músico, compositor y productor dominicano ha ganado numerosos Latin Grammy por su bachata cristiana.

Alabanza

Las canciones de alabanza consisten en la expresión gozosa del amor hacia Dios, mediante temas íntimos y personales, preñados de dulzura. Con ellos se busca expresar de la forma más sincera posible la adoración y la fe del que interpreta.

Algunos representantes son Marcos Witt, Ingrid Rosario y Danilo Montero.

Pop rock y Rock alternativo

Ambos tienen su origen en EE.UU. Pero mientras el pop rock cristiano combina, naturalmente, elementos del pop y el rock para crear melodías pegadizas que agraden a todos los públicos, el rock alternativo es la fusión de varios estilos de rock, haciendo uso de instrumentos como el violonchelo que suelen incorporar de forma elegante en sus canciones.

Algunos exponentes del pop rock cristiano son Alex Campos, ganador de tres Latin Grammy en 2011, 2012 y 2015, 33 Miles (una banda cristiana de influencias contry procedente de Franklin, Tennessee) Britt Nicole o Amy Grant.

En cuanto a rock alternativo cristiano podemos destacar a Rojo (banda mexicana fundada por Emmanuel Espinosa en el 2000), a Kyosko (banda proveniente de Argentina fundada en 1994), Creed (surgida a mediados de los años 90 en Florida, EE.UU), Skillet (un grupo de rock, metal y post-grunge cristiano nacido en Tennessee en 1996) y RED (una banda de Nashville activa entre el 2002 y la actualidad).

La adoración a través de la música es una de las demostraciones de amor más puras que podrían existir. Cuando creamos una melodía, una letra, o cuando simplemente nos sentimos identificados con alguna canción, estamos mostrando una dedicación muy íntima con aquello a lo que el tema fue dedicado.

La música cristiana ha sido una de las más populares a lo largo de los siglos, algo pasado por alto por muchos ya que no solemos tener en cuenta las épocas donde las discográficas no existían. Todos sus exponentes forman una lista extensísima, y nosotros solo los hemos repasado brevemente.

En mi opinión, no debes ser cristiano para apreciar este tipo de música. Creamos o no, sus letras son algo que nos alcanza en lo más hondo, removiendo muchas veces partes de nosotros que creíamos dormidas. Todos deberíamos disfrutar, sean cuales sean nuestros ideales, de esa música que solo habla desde la dulzura, la alabanza y el respeto.

Pero ya sea en honor a Dios, a la vida o al amor terrenal, creo que todos coincidimos en que la música es uno de esos artes que solo nacen totalmente puros cuando lo hacen desde el mismo corazón.

¿Te ha gustado lo que acabas de leer? Si es así, sería genial que lo indicaras. Si te apetece puedes compartirlo en tus redes sociales, para que más gente conozca la cantidad de variantes de la música cristiana, o contarme qué te ha parecido el artículo en los comentarios de aquí abajo. ¡Siempre encantada de saber tus impresiones! ¡Nos leemos prontito! ♥