Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Pablo Neruda: capitán del verso hispano. Parte 1.

7 octubre, 2017

Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto: Pablo Neruda

Pablo Neruda, literatura hispana, verso hispano
Pablo Neruda durante un viaje por Hungría en 1956

Me atrevería a decir que no hay ningún hispano que se vaya a hacer viejo sin conocer el nombre, ya legendario, de Pablo Neruda.

Sobre él han escrito amigos y familiares, historiadores y críticos literarios. Sus sombras y sus luces no morirán mientras la fuerza de su palabra no lo haga, y para eso falta aún mucho, muchísimo tiempo.

Nacido bajo el nombre de Ricardo Eliecer Neftalí Reyes Basoalto, un 12 de julio de 1904 en la ciudad de Parral, Chile, el escritor apenas conoció a su madre. Se crió con su padre, José del Carmen Reyes, y la nueva esposa de este, llamada Trinidad Cambia Marverde. Más adelante Neruda escribiría maravillas sobre ella, asegurándola una mujer “de bondad activa e infatigable” y poseedora de “un sentido del humor campesino”.

Pablo Neruda, literatura hispana, verso hispano
Fotografía de un joven Neruda, aún firmando con su nombre real, ‘Ricardo Reyes’

Gabriela Mistral, a la que el poeta conoció de niño, le regaló numerosos ejemplares de Chéjov, Dostoievski, y muchos otros autores de la literatura rusa de la época. Gracias a ellos el pequeño Ricardo comenzó a construir, lenta pero ávidamente, los primeros cimientos de su futura técnica y cultura literaria.

Tanto fue así que con apenas trece años, estudiando en el Liceo de Temuco, el periódico local publicó “Entusiasmo y perseverancia” el primero de sus art´ículos que se mostraría al público.

Pese a eso, su padre siempre se opuso a que iniciara una carrera como escritor, lo que generó entre ambos una importante cantidad de desencuentros que desgastarían su relación. Por esa razón, cuando alrededor de 1921 el joven comenzó a hacerse con premios literarios, decidió firmar todos sus poemas con el alias “Pablo Neruda”. Aunque el autor nunca aclaró de dónde provenía exactamente ese nombre, no desmintió la hipótesis de que se había inspirado en Jan Neruda, famoso escritor checo del siglo XIX de quien leyó un cuento de joven. Hay numerosas hipótesis más acerca del origen de su nombre artístico, pero este asunto lo dejaremos aquí por el momento 😉

Inicios, melancolía e idas y vueltas

Una vez terminó sus estudios en Temuco se mudó a Santiago para seguir estudiando la carrera de profesor de francés, y en 1923 edita él mismo su primer libro de poemas, titulado Crepusculario.

Pese a eso, el resultado no dejó muy satisfecho al autor, que lo veía como un conjunto de proyectos variados y nada más. Así que al año siguiente publicó Veinte poemas de amor y una canción desesperada, una de sus obras más célebres y en la que realmente vertió su corazón. Un ejemplar personal y único.

En 1934 se mudó a Barcelona para encargarse del consulado chileno de allí, y durante esa época conoció a numerosos artistas como Vicente Aleixandre o Miguel Hernández. Pero en 1935 se decidió que Neruda se encargaría del consulado de Chile en la capital, Madrid. Ese año el escritor fundó Caballo Verde para la Poesía, una revista literaria, e imprimió una de sus mayores obras, Residencia en la Tierra. Este poemario deja atrás la sencillez de sus obras anteriores, experimentando con la metafísica y el surrealismo en el lenguaje. (Muy recomendada si os apetece una lectura algo más profunda).

poemario de Pablo Neruda, Residencia en la Tierra de Pablo Neruda
Portada de ‘Residencia en la Tierra’, por Ediciones Ercilla (1925-1932). Pablo Neruda.

Algunos de sus poemas:

Crepusculario (1919):

PANTHEOS

Oh pedazo, pedazo de miseria, ¿en qué vida

tienes tus manos albas y tu cabeza triste?

…Y tanto andar, y tanto llorar las cosas idas

sin saber qué dolores fueron los que tuviste.

Sin saber qué pan blanco te nutrió, ni qué duna

te envolvió con su arena, te fundió en su calor,

sin saber si eres carne, si eres sol, si eres luna,

sin saber si sufriste nuestro mismo dolor.

Si estás en este árbol o si lloras conmigo

¿qué es lo que quieres, pedazo de miseria y amigo

de la cansada carne que no quiere perderte?

Si quieres no nos diga de qué racimo somos,

no nos digas el cuándo, no nos digas el cómo,

pero dinos adónde nos llevará la muerte…

Veinte poemas de amor y una canción desesperada (1924)

POEMA 20

Aquí te amo.

En los oscuros pinos se desenreda el viento.

Fosforece la luna sobre las aguas errantes.

Andan días iguales persiguiéndose.

Se desciñe la niebla en danzantes figuras.

Una gaviota de plata se descuelga del ocaso.

A veces una vela. Altas, altas estrellas.

O la cruz negra de un barco.

Solo.

A veces amanezco, y hasta mi alma está húmeda.

Suena, resuena el mar lejano.

Este es un puerto.

Aquí te amo.

Aquí te amo y en vano te oculta el horizonte.

Te estoy amando aún entre estas frías cosas.

A veces van mis besos en esos barcos graves,

que corren por el mar hacia donde no llegan.

Ya me veo olvidado como estas viejas anclas.

Son más tristes los muelles cuando atraca la tarde.

Se fatiga mi vida inútilmente hambrienta.

Amo lo que no tengo. Estás tú tan distante.

Mi hastío forcejea con los lentos crepúsculos.

Pero la noche llega y comienza a cantarme.

La luna hace girar su rodaje de sueño.

Me miran con tus ojos las estrellas más grandes.

Y como yo te amo, los pinos en el viento, quieren cantar tu nombre con sus hojas de alambre.

Residencia en la Tierra (1925-1932)

LAMENTO LENTO

En la noche del corazón

la gota de tu nombre lento

en silencio circula y cae

y rompe y desarrolla su agua.

Algo quiere su leve daño

y su estima infinita y corta,

como el paso de un ser perdido

de pronto oido.

De pronto, de pronto escuchado

y repartido en el corazón

con triste insistencia y aumento

como un sueño frío de otoño.

La espesa rueda de la tierra

su llanta húmeda de olvido

hace rodar, cortando el tiempo

en mitades inaccesibles.

Sus copas duras cubren tu alma

derramada en la tierra fría

con sus pobres chispas azules

volando en la voz de la lluvia.

.

¿Te ha interesado la primera parte de este artículo? Como siempre digo, si ha sido así no olvides indicar que te ha gustado, compartirlo en tus redes sociales y/o dejar tu opinión en los comentarios. Te responderé encantada 😉

Si quieres conocer más a Pablo Neruda, puedes leer la segunda parte de este artículo aquí.