Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo. Dulce ejemplo de literatura LGBT

15 septiembre, 2018

La sabiduría y la emoción en nuestras manos con Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo

La literatura ha experimentado muchos cambios a lo largo de la historia, algunos más grandes que otros, algunos verdaderamente magníficos. Pero no se puede negar que el auge de la literatura LGBT es una de las olas más interesantes de las que hemos podido disfrutar. Los libros centrados en la temática homosexual han existido desde hace muchos siglos, pero desde hace unos pocos años la sexualidad se toca de una forma mucho más libre en la literatura, como sucede de igual forma en las demás ramas del arte. Hoy vengo a presentarte un libro que quizá ya conozcas, o puede que no: Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo, novela del escritor mexicano Benjamín Alire Sáenz. Una obra plagada de ternura y reflexión, que puede llegarte al alma y hacerte pensar en cosas que no habías visto antes.

Si te interesa saber un poco más de esta obra, comencemos con la reseña (sin spoilers) que tengo preparada para ti 😉

Portada de 'Aristóteles y Dante descubren los secretos del Universo', Editorial Planeta. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Casa del Libro. Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo. Dulce ejemplo de literatura LGBT
Portada de ‘Aristóteles y Dante descubren los secretos del Universo’, Editorial Planeta. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Casa del Libro

Un breve repaso argumental

Estados Unidos, verano de los 80. Aristóteles “Ari” Mendoza es un crío retraído de 17 años, con problemas familiares y ningún amigo. Toda su familia es de raíces mexicanas, pero él se ha criado en los Estados Unidos. Su padre es un veterano que luchó en la guerra de Vietnam y sufre un fuerte síndrome post-traumático, y su madre es ama de casa y centra todos sus esfuerzos en Aristóteles (quien no soporta tanta atención), ya que el resto de sus hijos no están: dos hijas, gemelas, que viven por su cuenta, y un hijo también mayor que lleva tiempo encerrado en prisión. Como puedes ver, la familia de nuestro primer protagonista es lo que algunos llaman “disfuncional”, pero la adolescencia hirviendo en las venas de Aristóteles y su conocimiento de que hay un mundo ahí afuera esperando por él, distorsionan su realidad hasta hacerle creer que su vida es mucho peor de lo que es.

Cita de 'Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo'. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Propia. Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo. Dulce ejemplo de literatura LGBT
Cita de ‘Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo’. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Propia

Por otro lado tenemos a Dante Quintanilla, el polo opuesto de Aristóteles. Un muchacho que ronda su misma edad, pero mucho más desenvuelto, alegre y sociable, con facilidad para hacer amigos y una familia más pequeña y acogedora que la de Ari. Los dos protagonistas se conocen un día de piscina, cuando Aristóteles decide ir, como siempre, en soledad, y aprender a nadar. Pero en vez de un tranquilo día lleno de sol se topará con una tormenta de verano llamada Dante, quien caerá sobre él sin previo aviso y refrescará por completo su perspectiva de la vida.

Los secretos del universo

A raíz de su primer encuentro, los dos jóvenes inician una relación de amistad que se refuerza con inusitada rapidez a lo largo del verano. Aristóteles ve en Dante una vía de escape de su realidad diaria, encuentra sonrisas y bromas y diversión, y sobre todo mucho apoyo. Y por su lado Dante encuentra en Ari esos momentos de paz que tanto ama, alguien afín y tranquilo, y alguien a quien salvar.

El eje principal de la historia es la conexión entre estos dos muchachos provenientes de entornos tan distintos, pero con metas, sueños, esperanzas y temores. Es un viaje a través de la naturaleza humana, la energía de la juventud, lo que nos hace estar vivos y lo trascendental en todo lo que nos rodea, y además una interesante exploración del descubrimiento de la propia sexualidad y los cambios que acarrea saberte “distinto”.

Cita de 'Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo' 3. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Propia. Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo. Dulce ejemplo de literatura LGBT
Cita de ‘Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo’ 3. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Propia

No solo literatura LGBT

Como leíste arriba, he hecho este artículo sin spoilers, bajo el simple objetivo de motivar a todo aquel que no haya leído todavía el libro a que lo haga. Por lo tanto voy a dar mis impresiones generales sobre las intenciones de la novela y cómo han sido implementadas, siempre en mi humilde opinión de lectora fanática.

Dicho esto, creo que pese a todo, y pese a ser ya un mito de la literatura LGBT juvenil, Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo no permite que el juego fácil se apropie de su encanto. Resulta evidente que Benjamín Alire Sáenz ha querido tratar la homosexualidad en su obra, pero no le ofrece el cien por cien del protagonismo, de forma que no eclipsa al resto de temáticas y conflictos que se van ofreciendo a lo largo de la lectura. Esta novela deja un espacio prudente para adentrarse en las reflexiones existenciales, la realidad de las amistades en la juventud, y sobre todo los problemas familiares y de autoestima, muy resaltados por el personaje de Aristóteles.

La diferencia entre los dos protagonistas queda marcada varias veces a lo largo de la novela, pero su amistad y sus sentimientos nos acompañan igualmente equilibrando la balanza. Aunque también hay que decir que este libro no es la obra definitiva (en el sentido de ser una lectura espectacular, que te deja colgando de un hilo incluso tras haberla leído), sí es justo decir que toca el corazón por la facilidad que tiene de acercarse a los pensamientos, conflictos y situaciones de una familia real y de un adolescente de verdad. Alire-Sáenz hizo un gran trabajo moldeando el argumento y los personajes, y el resultado de su trabajo ha sido una novela plagada de humanidad, de fácil lectura y un ritmo trepidante, que cuenta muchas cosas y llega bastante lejos sin dejar cosas importantes que aclarar por el camino.

Cita de 'Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo' 2. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Propia. Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo. Dulce ejemplo de literatura LGBT
Cita de ‘Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo’ 2. ©Benjamín Alire Sáenz. Fuente: Propia

Así que, si estás pensando en leértela, desde aquí te digo que no le des más vueltas y te pongas a ello. Aristóteles y Dante descubren los secretos del universo no te va a decepcionar.

¿Y por qué no compartes este artículo en tus redes? Así quien no conozca el libro lo descubre, y quien aún se esté pensando si leerlo o no, recibe un empujoncito… 😉

¡Nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: Abierto toda la noche, de David Trueba. Narración para estómagos fuertes

Te puede interesar: La esencia del arte y la originalidad, 4 libros de Virginia Woolf