Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Agnes Grey de Anne Brontë, virutas de oro de la literatura clásica

26 marzo, 2018

Agnes Grey, la novela de Anne Brontë olvidada por muchos

Muchos conocen a las hermanas Brontë. Cualquiera que se haya aventurado un poco en la literatura clásica habrá oído hablar de Charlotte y Emily, como mínimo, y de algunas de sus obras como Jane Eyre o Cumbres Borrascosas. Pero… ¿y Anne? Anne Brontë, a quien una amiga de su hermana Charlotte, Ellen Nussey, describía como “bastante distinta en apariencia a las demás”, fue la autora de dos novelas: La inquilina de Wildfell Hall y Agnes Grey. Esta última es de la que vengo a hablarte hoy como recomendación personal; espero que le des una oportunidad y sea de tu agrado.

Presunto retrato de las tres hermanas Brontë, atribuido al pintor británico Edwin Landseer. (alrededor de 1838). Fuente: Pinterest. Agnes Grey de Anne Brontë, virutas de oro de la literatura clásica
Presunto retrato de las tres hermanas Brontë, atribuido al pintor británico Edwin Landseer. (alrededor de 1838). Fuente: Pinterest

Las hermanas Brontë y el precio de la expresión

A diferencia de La inquilina de Wildfell Hall, que fue altamente censurada en la época por tocar con claridad temas como el alcoholismo y la violencia doméstica, Agnes Grey obtuvo un mejor recibimiento de cara al público. Pese a eso la novela siempre quedó opacada, tal y como lo hacía la propia Anne, bajo la sombra de los logros de sus hermanas, y todo teniendo en cuenta, además, que las identidades femeninas de las tres escritoras fueron ocultadas durante mucho tiempo debido al pobre prestigio de las mujeres dedicadas a la escritura.

Breve introducción a Agnes Grey (sin spoilers)

Agnes Grey nos cuenta la historia de su protagonista, una joven del mismo nombre a la que vemos ir creciendo, siempre decidida a conseguir sus propios ingresos para así ayudar a su empobrecida familia.

Primera página de la novela original de 'Agnes Grey', de Anne Brontë. (1847). Publicada bajo el seudónimo Acton Bell. Fuente: Pinterest. Agnes Grey de Anne Brontë, virutas de oro de la literatura clásica
Primera página de la novela original de ‘Agnes Grey’, de Anne Brontë. (1847). Publicada bajo el seudónimo Acton Bell. Fuente: Pinterest

Como la menor de las hijas, la intentan mantener alejada de las ataduras de los empleos formales, pero la testaruda Agnes termina obteniendo el consentimiento para trabajar como institutriz en la residencia de los Bloomfield, una familia con cuatro hijos: de mayor a menor Tom, Mary Ann, Fanny y un bebé, Harriet. Pero no tarda en darse cuenta de que todas las bondades de los niños, con las que la señora Bloomfield se llena la boca, no son más que un espejismo dispuesto por el amor incondicional de una madre: Tom posee el temperamento de un diablo; impetuoso, tiránico y cruel, aficionado a torturar animales y desobedecer todas y cada una de las palabras de la joven. Mary Ann es alegre, aunque caprichosa, dramática y remilgada. Fanny, por su parte, sigue las travesuras malignas de sus hermanos mayores y aprende de ellos, formando una personalidad mixta.

Al crudo día a día de la pobre muchacha, que se fuerza a mantener su puesto, se suman los desaires del señor y la señora Bloomfield, que la tratan con desprecio y de forma vejatoria, y del resto de la familia: la abuela (madre del señor Bloomfield), y el tío Robson, quien alienta las malas costumbres de los pequeños. Por tanto, Agnes decide resignar y buscar otro trabajo.

La emplean los Murray, una familia igualmente de bien y ligeramente más cercana, en la que tiene que cuidar de los cuatro hijos: el arrebatado John, el ansioso Charles, la altiva Rosalie y la barbárica Matilda. La vida en Horton Lodge tampoco es fácil, pero en comparación resulta un paseo veraniego por el parque. Por tanto, Agnes decide quedarse y educar a los peculiares hermanos Murray…

A partir de aquí, poco más puedo decir sin considerarlo spoiler. Si decides leerte la novela te darás cuenta pronto de todo lo que te he contado hasta este punto, y solo puedo añadir una cosa más: si eres fan del romance de época, no creas que este Agnes Grey se libra del detalle. Y es que el clérigo Edward Weston, sacerdote de la parroquia cercana a Horton Lodge, es tan discreto como encantador. Algunos podrían considerarlo soso, pero yo prefiero “estoico”.

Otros detalles interesantes

Por si te interesa, la edición que escogí fue el volumen individual de Alianza, con el diseño especial para el Centenario de Emily Brontë. Contando el índice, consta de 265 páginas de rebuscadas descripciones e infinitas reflexiones de la atormentada Agnes.

Portada de 'Agnes Grey', por Anne Brontë. Alianza Editorial. Fuente: Twitter. Agnes Grey de Anne Brontë, virutas de oro de la literatura clásica
Portada de ‘Agnes Grey’, por Anne Brontë. Alianza Editorial. Fuente: Twitter

Y como curiosidad, cabe decir que Agnes Grey es una historia con un gran paralelismo a la vida de la propia autora: también ella fue institutriz y soportó malestar y humillaciones, también fue siempre devota, resignada y decidida, y también cayó rendida por un miembro del clero, en su caso un ayudante de vicaría llamado William Weightman. Anne Brontë era una maravillosa escritora que, pese a su juventud, aprendió a base de reveses, y que jamás detuvo su pluma a la hora de narrar sus experiencias y denunciar la doble moral de la sociedad de la época.

La novela ha sido ampliamente elogiada, y aunque comete sus fallos (como todas) es cierto que dispone un contexto muy interesante en el que te sumerges de inmediato. Es fácil empatizar con la protagonista, con su bondad y sus esfuerzos, hasta el punto en que cada pequeño logro suyo te llega a alegrar. Por mi parte, puedo decir que recomiendo mucho la obra a aquellos que estén dispuestos a tomarse su tiempo. No es un libro ágil. Contiene mucho monólogo interno y largas descripciones, pero la forma de narrar de Brontë llega a absorberte si saber pillarle el ritmo. Prometido.

Ahora, te invito a que dejes un comentario contándome qué opinas. ¿Has leído este libro, o piensas hacerlo? ¿No te atrae mucho? ¿Tienes alguna otra recomendación? Cualquier aportación es bienvenida, ya lo sabes 😉

Y también puedes compartir y dar “me gusta” a este artículo para que llegue a muchas más personas. ¡Ayudemos a popularizar la obra de Anne Brontë!

¡Nos leemos en el siguiente post!

Te puede interesar: Lucy Gayheart, por Willa Cather. Cómo derretir un corazón

Te puede interesar: El Día de las Escritoras. Rebeldes y Transgresoras en la BNE

Te puede interesar: Los papeles de Aspern de Henry James. Persiguiendo un sueño

Te puede interesar: Los mejores libros de Jane Austen

Te puede interesar: La esencia del arte y la originalidad, 4 libros de Virginia Woolf

Te puede interesar: Abierto toda la noche, de David Trueba. Narración para estómagos fuertes