Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Los bodegones a lápiz de Arlene Steinberg

26 octubre, 2017

Como ocurre en ocasiones, Arlene Steinberg comenzó a crear arte dedicándose a algo que nada tenía que ver con lo que haría en el futuro. En el instituto vendía sus diseños de punto de cruz a diferentes tiendas, y al salir de la universidad inició su exitosa carrera de más de 20 años como diseñadora textil.

El descubrimiento de los dibujos a lápiz

'Shell Game', lápices de colores. Arlene Steinberg. Los bodegones a lápiz de Arlene Steinberg.
‘Shell Game’, lápices de colores. Arlene Steinberg.

Pero, tras poner punto y final a su carrera, comenzó un camino de autoexploración donde se dedicó a experimentar con diversas técnicas y medios artísticos. Probó y probó, hasta que en el 2000 terminó dando con la que sería su vía favorita de creación: los dibujos con lápices de colores.

Sus obras se centran al completo en objetos cotidianos, del día a día, como comida, flores, juguetes… y aunque de primeras parece que su estilo está enfocado en el hiperrealismo, la realidad difiere un poco:

'Splash down', lápices de colores. Arlene Steinberg. Los bodegones a lápiz de Arlene Steinberg.
‘Splash down’, lápices de colores. Arlene Steinberg.

Sí es cierto que todo lo que crea se aproxima muchísimo a la realidad, pero acercándonos un poco más podemos comprobar que en cada uno de sus dibujos experimenta con las distintas paletas de color. Hasta tal punto lo hace, que terminó desarrollando un modo de trabajo particular, que se ha convertido en su seña de identidad. Superponiendo colores y tonalidades distintas enriquece las sombras en sus bodegones, y transforma los objetos que en la vida real podrían parecernos simples en verdaderas obras maestras, llenas de color y alegría. Los objetos que presenta en sus obras poseen un arcoíris escondido que no se ve a simple vista, solo los más curiosos (o los que ya lo saben) se acercarán lo suficiente como para advertir que su trabajo solo lleva puesta una fina capa de realismo, bajo la que se esconde el universo plagado de colores vibrantes de Steinberg.

Aplicando capa sobre capa de color, lentamente y cuidando la dirección del trazo, transforma el simple lápiz en una base sólida logrando el aspecto de pintura al óleo. Y es que esta es una de las razones por las que la artista se decantó por los lápices de color: se dio cuenta de que le ofrecían un nivel de precisión único, tonos saturados y facilidad para las luces y reflejos.

¿Por qué bodegones?

La autora comenta que, al pensar en su arte, suele considerar objetos cotidianos como fuente de inspiración y apoyo. Son básicamente todo lo que pinta. Cualquier cosa que ofrezca el suficiente margen para el color y el juego entre gamas, y que al tiempo tenga esa belleza o ternura tan propia de sus trabajos, le sirve.

'And one for her', lápices de colores. Arlene Steinberg. Los bodegones a lápiz de Arlene Steinberg.
‘And one for her’, lápices de colores. Arlene Steinberg.

Según dice, la naturaleza muerta tiene la habilidad mágica de conjurar muchas emociones y recuerdos.

En cuanto a su modo de organizarse, en un principio no suele tener ninguna planificación. Pero su preferencia es agrupar objetos interesantes y colocarlos en orden variado, creando composiciones distintas entre las que escoge luego. Tiene un balconcito sobre el que suele caer la luz del sol, y ese entorno le permite controlar sus diseños para capturar las luces y las sombras lo mejor posible, mientras al mismo tiempo recrea las variadas texturas del bodegón.

Como curiosidad, para Steinberg hacer fotografías de sus arreglos se ha vuelto una necesidad. Trabajar con lápices de colores le lleva mucho tiempo, ya que como comentábamos arriba debe superponer capa sobre capa sobre capa. Los juguetes u objetos de decoración no suponen ningún problema, pero elementos que se marchitan o pudren como flores o fruta resultan algo más engorrosos. Según dice, no es extraño para ella tomar cientos de fotografías para poder terminar un solo dibujo con la mayor fidelidad posible.

¿Y a partir de ahí?

Aparte de una gran profesional del sector textil y una dibujante fantástica, también tiene nociones de Photoshop. Eso le permite tomar las fotograf´ías que saca cuando debe trabajar con algo perecedero, y mover los diferentes objetos de un lado para otro, manipular la luz, mantener la frescura de los elementos y diseñar fondos originales para cada obra. También usa esta herramienta digital para darle un toque algo más intenso al color, ese detalle que se ha convertido en su firma particular.

'Salsa', lápices de colores. Arlene Steinberg. Los bodegones a lápiz de Arlene Steinberg.
‘Salsa’, lápices de colores. Arlene Steinberg.

Incluso podemos apreciar influencias de su anterior carrera como diseñadora en sus obras pictóricas actuales, sobre todo en los fondos. Los colores y las formas le dan a cada dibujo ese contraste que necesita, hacen resaltar los objetos que están al frente y añaden profundidad al conjunto con su gran utilización de los tonos complementarios.

Los fondos son la base sobre la que existe el resto de objetos de la composición. Y una vez que Steinberg tiene su fotografía de referencia ideal, hace un esbozo detallado de lo que será el resultado final.

Entonces sí, se arremanga y empieza a colorear con un solo objetivo en mente: que el espectador vea el color de forma nueva, como nunca lo había contemplado antes. Las tonalidades nacen, brillan y se enroscan entre ellas en una danza tan delicada como intensa, que la artista construye paso a paso para nuestro deleite, rematándola con ligeras pinceladas de brillo para captar la atención.

Últimos apuntes

Arlene Steinberg ha recibido varios galardones por su arte, y sus cuadros de naturaleza muerta han sido expuestos tanto en exhibiciones nacionales, como en museos y galerías de todo EE.UU.

Publicó su primer libro, titulado Masterful Color, en 2008. Si te interesa, puedes comprarlo en papel o en su versión digital.

Numerosas publicaciones de renombre, como The Artist’s Magazine o American Artist han destacado su técnica en diversas ocasiones, y la autora pasa ya su décimo año como miembro activo de la Colored Pencil Society of America.

Si te interesa ver su obra con más detalle, visita su página web aquí.

Te puede interesar: El hiperrealismo de Ran Ortner. La poesía del mar

Te puede interesar: El hiperrealismo en la pintura

Te puede interesar: La pintura hiperrealista de Mary Pratt, bodegones de otro mundo

Te puede interesar: La pintura de Alan Coulson, humanidad y realismo retratados