Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

La ilustración de Aubrey Beardsley, art nouveau en blanco y negro

23 enero, 2018

El peculiar humor de sus dibujos a tinta escandalizó a la sociedad de la época

Aubrey Vincent Beardsley nació un 21 de agosto de 1872, en pleno Londres victoriano, falleciendo 26 años más tarde en una pequeña localidad de Francia. Cómo es que logró causar tanto revuelo en apenas tres décadas, pocos lo saben. Pero quizá, si nos ponemos a pensar, descubramos que la principal razón reside en su ácido humor y su incapacidad para callar aquello de lo que deseaba reírse. Como uno de los exponentes de art nouveau, desarrolló una técnica limpia y curvilínea, plagada de matices y delicadas filigranas, pero en su ilustración quedaba más que patente la clara intención del escándalo.

'The Climax' , ilustración en tinta. ('Salomé', de Oscar Wilde). 1893. ©Aubrey Beardsley. La ilustración de Aubrey Beardsley, art nouveau en blanco y negro
‘The Climax’ , ilustración en tinta. (‘Salomé’, de Oscar Wilde). 1893. ©Aubrey Beardsley

Un camino propio

En un principio parecía irse a decidir por la arquitectura, pero la ilustración le hizo cambiar de parecer. El pintor prerrafaelita Edward Burne-Jones le propuso dedicarse al arte como modo de vida, y un año más tarde el joven Aubrey ya se había enrolado en la Escuela de Arte de Westminster. Pero su espíritu rebelde le impidió mantenerse demasiado tiempo por esos lares, por lo que se convirtió en un artista completamente autodidacta y se dedicó a recibir encargos durante el resto de su vida.

'A Devil in Womans Likeness', ilustración en tinta. ( 'La morte d'Arthur', de sir Thomas Malory). 1893. ©Aubrey Beardsley. La ilustración de Aubrey Beardsley, art nouveau en blanco y negro
‘A Devil in Womans Likeness’, ilustración en tinta. ( ‘La morte d’Arthur’, de sir Thomas Malory). 1893. ©Aubrey Beardsley

Beardsley no dibujaba por agradar, por enriquecer el concepto de belleza ni por ningún tipo de fin estético, fuera cual fuere aquel: su objetivo era dar a entender algo, hacer un pequeño guiño, ilustrar su humor más fino con líneas en blanco y negro.

La economía del modernismo

Quizá ese fue un concepto explorado por Aubrey Beardsley antes que nadie. Podemos apreciar en sus obras una clara influencia de la época, pero también del arte japonés tradicional (grabados, Ukiyo-e) y de sus propias metáforas internas. La opulencia vigente en el modernismo de la época quizá era para él, pero con condiciones: los intrincados diseños confrontaban espacios del más absoluto vacío, que balanceaban el recargado virtuosismo que demostraba, y su estilo se decantaba en la mayoría de las ocasiones por un patrón simple y conciso.

'Incipit Vita Nova' , 1893. ©Aubrey Beardsley. La ilustración de Aubrey Beardsley, art nouveau en blanco y negro
‘Incipit Vita Nova’ , 1893. ©Aubrey Beardsley

Con un contraste dramático, casi tétrico, entre blancos y negros, y líneas rotundas y firmemente trazadas, creaba personajes que ilustraban las obras de autores como Oscar Wilde o Sir Thomas Malory. Quizá sin la fidelidad que se esperaba de un ilustrador de la época, daba rienda suelta a su propia interpretación de los textos y con ellos retorcía la visión en su cabeza, dejándose llevar por el soplo artístico y dando lugar a piezas que, si bien se encontraban algo alejadas de aquello para lo que eran requeridas, eran apreciadas por lo que eran: fragmentos de un alma innovadora y plagada de genialidad.

'Excalibur in the lake', ilustración a tinta. ('La morte d'Arthur', de sir Thomas Malory). 1893. ©Aubrey Beardsley. La ilustración de Aubrey Beardsley, art nouveau en blanco y negro
‘Excalibur in the lake’, ilustración a tinta. (‘La morte d’Arthur’, de sir Thomas Malory). 1893. ©Aubrey Beardsley

También llegó a trabajar diseñando carteles publicitarios e imágenes para revistas populares de la época, ganando reconocimiento progresivo hasta el mismo momento de su muerte. Pese a sus problemas de salud trabajó durante toda su vida, y tal y como su obra tomaba influencias de diversos artes, fue la que inspiró e impulsó otros movimientos, y la aceptación del arte como concepto de interés industrial.

Auterretrato, 1892. ©Aubrey Beardsley. La ilustración de Aubrey Beardsley, art nouveau en blanco y negro
Auterretrato, 1892. ©Aubrey Beardsley

Comparte este artículo si te ha gustado la obra de Aubrey Beardsley. ¿La conocías ya? Tanto si es así como si no, te invito a que dejes tu opinión en la sección de comentarios, y a que compartas y des “like” a este post en tus redes sociales.

¡Nos leemos pronto!

Te puede interesar: Toshiaki Kato, el mangaka modernista que ha hecho nido entre leyendas

Te puede interesar: El art nouveau en la pintura: características

Te puede interesar: Edmund Dulac y sus ilustraciones de cuento

Te puede interesar: Arte japonés Ukiyo-e transformado en animaciones

Te puede interesar: Edward Okuń. Art nouveau, simbolismo y un aire del medievo