Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Edmund Dulac y sus ilustraciones de cuento

20 febrero, 2018

Con su arte, Edmund Dulac ilustró muchos de los cuentos de toda la vida

El ilustrador Edmund Dulac nació un 22 de octubre de 1882 en Toulouse, Francia, y falleció 71 años después en Londres. Sus ilustraciones para revistas, libros y carteles publicitarios se hicieron famosos en todo el mundo por el uso único del color, las líneas marcadas y limpias y el ligero toque art nouveau del que las dotaba. Hoy conoceremos un poco más de este ilustrador que tanto revuelo causó durante la época victoriana, y cómo sus obras cambiaron la visión que muchos tenían de ciertos cuentos y novelas.

'Abysm of Time', de la obra 'La Tempestad' de Sheakespeare (1908). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Wikiart. Edmund Dulac y sus ilustraciones de cuento
‘Abysm of Time’, de la obra ‘La Tempestad’ de Sheakespeare (1908). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Wikiart

Inicios de Edmund Dulac

En un principio, el joven Dulac buscaba estudiar abogacía en la Universidad de Toulouse, pero al aburrirse de una carrera que se le hacía tediosa por momentos, decidió dedicarse a tiempo completo al arte. De esta forma, estudió en l’Ecole des Beaux Arts de su ciudad, y poco después se mudó a la capital británica, con tan solo 22 años.

Sus primeros encargos fueron ilustraciones para revistas y novelas populares del momento, como Jane Eyre, de Charlotte Brontë. Esos contratos iniciales comenzaron a abrirle puertas y le ayudaron a crear relaciones profesionales con miembros influyentes del mundillo, y en escaso tiempo se vio asociado con galerías de arte e imprentas que comenzaron a promocionar sus trabajos:

'A Palace of Wonder' de la obra 'La Bella y la Bestia' (Ilustración de 1910). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Wikiart. Edmund Dulac y sus ilustraciones de cuento
‘A Palace of Wonder’ de la obra ‘La Bella y la Bestia’ (Ilustración de 1910). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Wikiart

Un arte codiciado

Tras abandonar Francia en 1904, su vida había cambiado de forma radical: se convirtió en uno de los ilustradores predilectos de muchas casas de publicación y escritores de la época, llegando a prestar su arte para dar vida a los cuentos y relatos de autores como William Sheakespeare, Edgar Allan Poe y Hans Christian Andersen.

'She had read all the newspapers', de la obra 'La reina de las nieves' de Hans Christian Andersen. Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Wikiart. Edmund Dulac y sus ilustraciones de cuento
‘She had read all the newspapers’, de la obra ‘La reina de las nieves’ de Hans Christian Andersen. Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Wikiart

Publicó numerosos libros ilustrados durante la Primera Guerra Mundial, y al finalizar esta, se dedicó a pintar retratos, caricaturas, cajas de regalo, medallas y demás piezas de joyería, y a diseñar vestuario y escenografía para representaciones teatrales. ¡Incluso se encargó de los sellos británicos de correos! Su magnífica imaginación y la estética que dominaba y cuidaba con tanto mimo eran anheladas por muchos, y uno tras otro le proponían participar en sus proyectos.

'A Loaf of Bread', de la obra 'Rubaiyat', de Omar Khayyám (1937). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Art Passions. Edmund Dulac y sus ilustraciones de cuento
‘A Loaf of Bread’, de la obra ‘Rubaiyat’, de Omar Khayyám (1937). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Art Passions

Habiendo trabajado prácticamente durante toda su vida, y habiéndola dedicado a lo que más le apasionaba, Dulac falleció en Londres, a los 71 años, de un ataque al corazón. Sus ilustraciones se ganaron las alabanzas del público por su atención al detalle, su uso cálido y sensible del color y un estilo de dibujo que le hacía inconfundible, oscilando entre el art nouveau, el clasicismo y algo único y especial que solo él tenía.

'The Real Princess' de la obra 'The Princess and the Pea', de Hans Christian Andersen (1911). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Art Passions. Edmund Dulac y sus ilustraciones de cuento
‘The Real Princess’ de la obra ‘The Princess and the Pea’, de Hans Christian Andersen (1911). Tinta y acuarela. Edmund Dulac. Fuente: Art Passions

Edmund Dulac nació para proyectar maravillas con sus lápices y pinturas, para hacernos soñar y descubrir nuevos parajes de fantasía. ¿Te gusta el legado que nos dejó? Si es así, no olvides compartir y dar “me gusta” a este artículo en tus redes sociales… ¡o contarme tus impresiones en la sección de comentarios!

¡Nos leemos en el próximo post!

Te puede interesar: Randolph Caldecott, la fresca brisa de la ilustración victoriana

Te puede interesar: La ilustración de Aubrey Beardsley, art nouveau en blanco y negro

Te puede interesar: Las evocadoras ilustraciones fantásticas de Arthur Rackham