Saltar al contenido
Arte en todo – Tu web de todas las artes

Helmut Newton y su progresista fotografía erótica

17 diciembre, 2017

Nacido un 1920 en Berlín bajo el nombre de Helmut Neustädter, la leyenda de la fotografía erótica contemporánea Helmut Newton aprendió desde joven que, por lamentable que fuera, lo adelantado a los tiempos no solía enamorar.

Siendo judío, huyó a Singapur al iniciarse la época de la persecución, comenzando a trabajar en un periódico para el que debía fotografiar en la sección de sociedad: el Straits Times. Pero su estilo ¡oh, sorpresa! No gustó demasiado… provocando su despido al poco tiempo.

Yves Saint Laurent, Vogue Francia, Rue Aubriot, París. Fotografía de Helmut Newton (1975) ©Helmut Newton Estate. Helmut Newton y su progresista fotografía erótica
Yves Saint Laurent, Vogue Francia, Rue Aubriot, París. Fotografía de Helmut Newton (1975) ©Helmut Newton Estate.

Te puede interesar: La fotografía erótica de Cam Attree, piel y entorno fusionados

El arte de erotizar un retrato, el arte de ser elegante

Pese a no contar con apoyo familiar ni social, instaló en Melbourne su primer estudio de fotografía. Tras viajes por capitales mundiales se instaló definitivamente en París, y allí su fama se extendió como la espuma, comenzando a ser reconocido de forma internacional por sus retratos e, incluso, llegando a trabajar para revistas como Elle o Vogue.

Sus fotografías de moda: belleza en blanco y negro

Autorretrato con June (su esposa) y las modelos. París. Obra de Helmut Newton (1981) ©Helmut Newton Estate. Helmut Newton y su progresista fotografía erótica
Autorretrato con June (su esposa) y las modelos. París. Obra de Helmut Newton (1981) ©Helmut Newton Estate.

Su predilección por la fotografía en blanco y negro, incluso con el transcurrir de las décadas y su respectivo avance tecnológico, solidificó el que sería su estilo inalterable. Una huella congelada en el tiempo y, a la vez, liberal y transgresora, de la fotografía de moda a lo largo de las épocas.

'Chained bust', Ramatuelle, obra de Helmut Newton (1980) ©Helmut Newton Estate. Helmut Newton y su progresista fotografía erótica
‘Chained bust’, Ramatuelle, obra de Helmut Newton (1980) ©Helmut Newton Estate.

Todo el mundo que recorrió, todo aquello que observó y que admiró, y todo lo que padeció, le otorgaron la capacidad de convertir sus fotografías (tanto las eróticas como las que no lo eran) en iconos inconfundibles. El obturador de sus cámaras se adaptó a la obsesión de Newton por la belleza, la sensualidad y la gracia del cuerpo femenino. Las curvas y las poses a veces indiscretas, en sus primeros años demasiado reveladoras para la época, le hicieron ser repudiado al principio, y reverenciado al fin.

Con ropa, pero al desnudo

'Sie kommen' (Están viniendo), Vogue Francia, París. Obra de Helmut Newton (1981) ©Helmut Newton Estate. Helmut Newton y su progresista fotografía erótica
‘Sie kommen’ (Están viniendo), Vogue Francia, París. Obra de Helmut Newton (1981) ©Helmut Newton Estate.

Sin apenas retoques, filtros ni peripecias, captaba lo que veía, beneficiando la naturaleza de lo que retrataba sin serle infiel en ningún punto: se limitaba a buscar, con ojo crítico y sabio, su mejor perspectiva, y eso fue, en gran parte, lo que le hizo tan reconocible a lo largo de los años.

Su personalidad y forma de ver el arte de la fotografía quedaban p`lasmadas en el papel y en el aire; tan ingobernables, tan particulares. Porque, como él mismo dijo una vez, “Una buena fotografía de moda debe parecer cualquier cosa, menos una fotografía de moda”.

Elsa Peretti en un disfraz de conejita. Disfraz de Halston. Nueva York. Obra de Helmut Newton (1975) ©Helmut Newton Estate. Helmut Newton y su progresista fotografía erótica
Elsa Peretti en un disfraz de conejita. Disfraz de Halston. Nueva York. Obra de Helmut Newton (1975) ©Helmut Newton Estate.

¿Por qué no compartes este artículo en tus redes sociales? Puedes darle tu “me gusta”, también, para que sepa si te ha interesado, o si lo prefieres siempre serás bienvenido en la sección de comentarios. 🙂

¡Nos leemos en el siguiente post!